Para América, la obligación de ganar; para Chivas, a disfrutar su Liguilla

Gerardo Velázquez de Léon

Miguel tiene al plantel para superar a su rival de los cuartos de final y dar el golpe de autoridad que necesita para enfrentar el resto de la Liguilla, en busca de otro título para este club. Porque en América, clasificar es de cajón y no se celebra

Llegó el momento para Miguel Herrera: gana el campeonato o su continuidad debe ser analizada. Más allá de estupideces como el #FueraPiojo o del sube y baja en que se convirtió este torneo para él ante las ausencias, está la obligación que siempre tiene el entrenador de este equipo por ganar el campeonato. Es lo único que importa, lo único por lo que se medirá su torneo y lo único por lo que podría cortarse su proceso, sin importar si tiene contrato renovado.

Curiosamente, iniciaron rumores sobre un interés de la selección de Colombia horas antes de jugar la eliminatoria ante Chivas, un pretexto para desviar la atención y sobre todo, para quien filtra este tipo de información, de protección para un entrenador que no la ha pasado bien últimamente en el vestuario del América.

Y las obligaciones se incrementan cuando el primer rival es el Guadalajara, sin duda. Miguel tiene al plantel para superar a su rival de los cuartos de final y dar el golpe de autoridad que necesita para enfrentar el resto de la Liguilla, en busca de otro título para este club. Porque en América, clasificar es de cajón y no se celebra.

Lee también: Miguel Herrera le hace ojitos a Colombia

Que Herrera se vea reflejado en lo que le está pasando a Antonio Mohamed con el Monterrey, que después de haber sido eliminado por el Puebla en el repechaje generó fuertes cuestionamientos respecto a si debe o no debe continuar con los Rayados, y si todavía no lo despiden es porque están negociando la indemnización y no pagarle el contrato completo. Algo similar le puede ocurrir a Miguel, con la diferencia de que el dueño del equipo aquí sí responde de inmediato y sí le hiere perder contra Chivas, sobre todo en Liguilla. Así que es la eliminatoria del nervio para el Piojo. 

Es momento, además, de que antes de pensar en justificaciones ante un posible fracaso, ponga a trabajar a ese numeroso cuerpo técnico que ha formado a lo largo de estos años para planear la serie en busca de dominarla, no solamente de ganarla y avanzar a semifinales, sino —insisto— hacerlo de forma convincente.  ¿O para qué sirve tener hasta dos especialistas por posición (preparador físico, auxiliar, preparador de porteros, etc.) si no ayudan al equipo a imponer condiciones ante sus rivales?

El equipo metodológico de Miguel (registrado con el primer equipo) se compone de 10 elementos: tres auxiliares (Álvaro Galindo, Gilberto Adame y Óscar Escobar), dos preparadores físicos (José Rangel y Giber Becerra), dos preparadores de porteros (José Torruco y Alex Arredondo, sobrino de Herrera, no registrado), un kinesiólogo (Carlos Peçanha), dos médicos (Alfonso Díaz y José Guadalupe Vázquez), un auxiliar médico (Christian Motta), además de masajistas y utileros, sin olvidar al podólogo Alejandro Lara y otros personajes.

Todo un equipo de trabajo que hoy debe hacer valer lo que cuesta. Todo un equipo que debe generar lo necesario para iniciar el camino al título 14 de esta institución que ha hecho grande a Miguel y no al revés, y que hoy necesita su mejor versión en la zona técnica para no volver a quedar cortos en las expectativas y que esto pudiera generar una decisión drástica de la directiva.

@gvlo2008

[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios