Ojalá Gerardo Martino se dé cuenta que no todo es la victoria

Gerardo Velázquez de Léon

A Martino le contrataron para hacer que este equipo llegue a un funcionamiento tal que le permita ir más allá de donde han llegado el resto de los entrenadores y selecciones que han estado antes que él

Terminaron el juego entre olés y cánticos  de la afición que acudió al Estadio Azteca, pero —en el análisis frío— la pregunta que debe hacerse es qué tanto mejoró el equipo que dirige Gerardo Martino a nivel colectivo. El 3-0 sobre Honduras pudiera maquillar mucho de lo que sucedió a lo largo de un partido en el que la Selección Nacional jugó con un hombre más desde el minuto 49, y permitió a los catrachos mantener las esperanzas de sacar un empate, ante la falta de ambición previa a la entrada de Orbelín Pineda, Luis Romo y Rogelio Funes Mori. Recuperaron el primer lugar del octagonal, pero aún no recuperan la memoria futbolística.

A Martino no lo contrataron para clasificar a la Copa del Mundo Qatar 2022. No. A Martino le contrataron para hacer que este equipo llegue a un funcionamiento tal que le permita ir más allá de donde han llegado el resto de los entrenadores y selecciones que han estado antes que él. Más allá del lugar común del quinto partido, estará el nivel futbolístico que alcance este equipo y que, como consecuencia, le permita llegar como mínimo a los cuartos de final, pero —por ahora— solamente está en camino de la clasificación, y nada más. Por ahora, con lo que ha mostrado, estaría condenado a repetir la historia.

Puedes leer: "Gerardo Martino, "México volvió a generar presión en su juego contra Honduras""

Ojalá que de el partido ante Honduras, las conclusiones no vayan por el lado de la victoria, sino que sean profundas, que el estratega nacional se dé cuenta que en estos momentos es preferible ver a Orbelín Pineda acompañando a Hirving Lozano y Raúl Jiménez, en lugar de Jesús Manuel Corona; que mantenga el movimiento de dejar a Andrés Guardado en la banca y les dé seguridad a Sebastián Córdova y Luis Romo.

Este equipo necesita esos cambios, necesita olvidarse de los homenajes y nutrirse del talento y disposición de quienes están en un mejor momento futbolístico, necesita que su técnico no dude en sentar a quien no funcione. Y que no salgan los defensores a decir que la Concacaf es un territorio complicado, como lo muestra la victoria de Panamá sobre Estados Unidos o el empate de Canadá en Jamaica. Eso es problema de los estadounidenses y de los canadienses, y nada tiene que ver con lo que todavía le falta recuperar a la Selección Mexicana.
 

Porque no se está esperando algo que no se hubiera visto antes con el equipo del Tata. Tampoco es una “guerra” entre un sector de la prensa y los integrantes de este equipo, como algunos dentro de la Selección piensan. Simplemente, es decir las cosas como son y no sólo dejarnos ir por el resultado, que aunque arroja cosas positivas, tampoco puede este partido ante los hondureños pensarse como el mejor que ha tenido el cuadro de Martino en su era.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios