Las alarmantes diferencias entre la Selección Olímpica y la Mayor

Gerardo Velázquez de Léon

Mientras en Tokio se observó a un equipo concentrado, con disciplina, en Copa Oro se han dado episodios incluso de berrinches

Sin el afán de parecer un vil porrista de esos tantos que abundan en el medio, pero con la responsabilidad de reconocer cuando se hace un buen trabajo, la Selección Nacional olímpica ha dado la mejor exhibición de uno de estos equipos en lo que va de este 2021. Y no solamente eso, sino que indirectamente ha generado que el entorno del equipo que está disputando la Copa Oro sea mucho más complicado. Me explico.

La victoria del equipo que dirige Jaime Lozano sobre Francia, en su primer partido de Tokio 2020, tuvo sus bases en la solidaridad del juego colectivo, acompañada de grandes destellos individuales como los de Diego Lainez o Alexis Vega.

Esa solidaridad, convencimiento de grupo, concentración  y disciplina táctica, sin olvidarnos de la contundencia, son todas las cosas que ha extraviado la Selección Mayor en lo que va del año, las cosas por las que ha sufrido tanto en esta Copa Oro contra equipos de la Concacaf y las cosas por las que perdió la final de la Nations League ante Estados Unidos en Denver.

LEE TAMBIÉN: Santiago Solari hace un llamado al arbitraje: protejan al talento

Esa victoria del equipo mexicano olímpico, y la forma en que la consiguió, llegó en un mal momento para Gerardo Martino, ya que puede generarle mucho más ruido del que de por sí tiene sobre el entorno, luego del pobre funcionamiento que han tenido en la Copa.

Porque mientras en Tokio se observó a un equipo concentrado, con disciplina, en los primeros tres partidos de la Copa Oro se han dado episodios incluso de berrinches, reclamos constantes a los árbitros, patadas de jugadores mexicanos cuando deberían mostrar más clase ante la violencia que presentan los rivales, y poco futbol.

Porque por más que el señor Martino diga que, por ejemplo, contra El Salvador, tuvieron 60 buenos minutos de partido, tampoco llegaron a estar cerca del  equipo que llegó a tener y eso es lo que realmente debe estarle doliendo y molestando al entrenador de la Selección Mayor.

Por eso es que indirectamente, el triunfo del equipo olímpico pega en el entorno del conjunto que ayer llegó a Phoenix, en donde este sábado disputarán los cuartos de final ante Honduras, una selección que ya se les complicó en un amistoso en Atlanta hace casi más de un mes y que seguramente con las bajas que ha tenido por lesión y por positivos de Covid-19, saldrá a no dejar jugar a México, ya sea encerrándose en su defensa o a patadas, como suele pasar.

Y ahí, los futbolistas mexicanos tendrán que demostrar que son más inteligentes, que pueden volver a ser solidarios, porque no es algo que no conozcan o que no puedan hacer, y si lo dudan, si en verdad creen que no tienen la capacidad para lograrlo, que vean una y otra vez, hasta el cansancio, la victoria de México sobre Francia en el primer  partido de Tokio 2020, y ahí se darán cuenta de que no se les exige más de lo que ya han hecho antes.

-@gvlo2008

Comentarios