La obligación que hoy tiene la Selección Nacional

Gerardo Velázquez de Léon

El Tata Martino continúa hablando del grito homofóbico y de la eterna preocupación porque la gente no siga haciéndolo, como también de Javier Hernández

La eterna obligación de ganarle al débil, y con mucha más atención por lo sucedido el sábado pasado en el partido ante Trinidad y Tobago. Será el sexto encuentro contra rivales de Concacaf, de los últimos siete jugados, en los que solamente pudo derrotar a la débil Panamá (3-0), y más preocupante aún cuando esta única victoria fue con Gerardo Martino sólo como representante de la Selección Mayor, porque ese juego sirvió como preparación para el equipo que estará en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Sin goles contra Costa Rica, 0-0 ante Honduras, 0-0 frente a Trinidad y Tobago y 2-3 en contra de Estados Unidos; sin duda, la peor racha contra equipos del área desde los tiempos del Chepo de la Torre en aquella funesta eliminatoria rumbo al Mundial Brasil 2014.

Lee también: Se le acaban los delanteros en la Selección Mexicana al 'Tata' Martino

Siguen las reclamaciones, siguen las preocupaciones. Tecatito Corona habla sobre la protección inexistente al jugador por parte de los árbitros; con un muy buen argumento, el futbolista del Porto solicita no ayuda, sino justicia y que sepan aplicar el reglamento para evitar la extrema violencia de los rivales centroamericanos y caribeños, como ha sucedido en muchos de los más recientes juegos.

El Tata, por su parte, continúa hablando del grito homofóbico y de la eterna preocupación porque la gente no siga haciéndolo, como también de Javier Hernández, confirmando lo que se publicó en EL UNIVERSAL Deportes hace semanas, sobre que él había expuesto a los líderes del equipo que Rogelio Funes Mori sería seleccionado nacional y también aceptando que hoy el único ‘9’ que tendrá será el jugador de los Rayados del Monterrey, porque por más que Alan Pulido ayer se puso los tachones, no se ha recuperado de la lesión que sufrió hace unos días con el Sporting Kansas City.

Sin embargo, todo eso no exime a la Selección Nacional del compromiso de ganarle esta noche a una improvisada selección de Guatemala, que ni siquiera fue capaz de obtener la clasificación a la Copa Oro. Ellos están aquí, en Dallas, porque Curazao fue retirada de la competencia después de presentar varios casos positivos de Covid-19.

Esa es la Concacaf a la que la Selección Nacional debe acoplarse y cumplir, porque no hay pretexto alguno para que suceda algo similar a lo del sábado en el estadio de los Cowboys de Dallas. Esta noche será en el viejo Cotton Bowl, pero la obligación es la misma.

Guatemala está plagada de suplentes, por si algo faltaba. De por sí, tampoco es que sus titulares debieran ofrecer una gran batalla al equipo del Tata, que esta noche debe evitar sufrir de nueva cuenta y poner en riesgo su boleto a la segunda ronda de la Copa Oro, por increíble que esto parezca.

Sin pretextos, porque se debe sumar tres puntos y jugar mucho mejor que lo hecho el sábado por la noche.

@gvlo2008

 

Comentarios