El odio al Canelo

Gerardo Velázquez de Léon

Muchos de los críticos más incesantes de Saúl Álvarez no se han parado en alguna de sus peleas... O han acudido a cuentagotas

Al final del octavo round, estalló la fiesta en el gigantesco estadio de los Cowboys de Dallas. Saúl Canelo Álvarez lo volvió hacer. El júbilo era extremo, pero —de inmediato— iniciaron las manifestaciones de desprecio, odio y desprestigio en redes sociales, porque hay una corriente de periodistas que no le ha dado ni le dará ningún reconocimiento a algo que se resalta con el público.

Campaña infundada, llena de lugares comunes y sin sentido. Canelo es campeón mundial y los peleadores que le han puesto son los que le han tocado por ranking; por eso, es incomprensible que se lean comentarios llenos de rencor, odio, pero —sobre todo— de mentiras. Puede ser cuestionado, claro; incluso, puede o no gustar su estilo, pero nadie puede negar que es un atleta profesional de élite que ha llegado a donde está gracias a su temperamento, disciplina y a un grupo multidisciplinario extraordinario, encabezado por Eddy Reynoso.

Muchos de los críticos más incesantes de Saúl Álvarez no se han parado en alguna de sus peleas... O han acudido a cuentagotas. Ese periodismo de televisión y redes sociales hace cambiar todo. Tal vez, el que le hayan negado a alguien una entrevista o su medio de comunicación no invierta en coberturas, hace que se deleiten frente al televisor.

Puedes leer: "Carrera de Billy Joe Saunders peligra por golpes del Canelo Álvarez"

En la CDMX, hicimos un recorrido por restaurantes, que —por el semáforo amarillo— deben cerrar a las 23:00 horas, curiosamente minutos antes del nocaut de Canelo a Billy Joe Saunders. Polanco, Condesa, Roma, San Ángel y Coapa, lugares que recorrió nuestro reportero, en los que fue evidente el poder del Canelo. Todos los televisores encendidos y con el combate, lugares llenos a la capacidad permitida. Una fiesta típica del boxeo de sábado por la noche cuando pelea él. Es un fenómeno de audiencia, y ese odio-amor que tiene el público solamente lo posiciona más como el gran generador de entretenimiento deportivo en nuestra era.

La lista de éxitos es larga. Actual campeón supermediano del Consejo Mundial de Boxeo, la Asociación Mundial y la Organización Mundial. Solamente le falta el título de la Federación Internacional, el que seguramente buscará en la tradicional función de septiembre, en contra de Caleb Plant. Ningún mexicano, en la historia de cualquier peso en el boxeo, ha tenido esos cuatro cinturones simultáneamente y tampoco algún boxeador de cualquier parte del mundo ha tenido los cuatro cinturones en el peso supermediano.

Tiene una marca impresionante: 56 triunfos, una derrota y dos empates; 38 de sus victorias por KO, incluida la del sábado por la noche en Arlington. Los detractores, que son muchos, en sus tendenciosos posteos no cuentan que el inglés, rival de Canelo, llegó a invicto a Texas, ganándole incluso al canadiense David Lemieux, además de haber participado en los Juegos Olímpicos de Beijing. Así que un bulto, no era, ni parte de la mercadotecnia que tanto se asegura es Canelo Álvarez.

@gvlo2008 - [email protected]

 

Comentarios