El Clásico Nacional, la última oportunidad para las Chivas

Gerardo Velázquez de Léon

El Clásico podría poner en riesgo la continuidad de Víctor Manuel Vucetich

El Clásico podría poner en riesgo la continuidad de Víctor Manuel Vucetich. Sería el inicio del derrumbe del proyecto de Ricardo Peláez, porque aparecer —después de 11 fechas— con los mismos 12 puntos con los que inicia la jornada, dejaría al Guadalajara en una posición comprometida para, incluso, pensar en tener un lugar en la reclasificación.

Las Chivas se juegan mucho más que el América, lo deben saber y comprender sus futbolistas, entrenador e incluso directiva. En el Akron, han ganado sólo un partido y fue contra el alicaído Pumas; fuera de casa, también sólo una victoria, contra la peor versión del León en años.

La única ventaja que tendría Chivas, en caso de perder, es el tiempo para recomponer el camino. Le hizo bien que le convocaran a seis futbolistas al Preolímipico para así no enfrentar, antes de la fecha FIFA a Rayados en Monterrey, sin Alejandro Mayorga, Gilberto Sepúlveda, Jesús Angulo, Uriel Antuna, José Juan Macías y Alexis Vega, quienes jugarán esta estorbosa eliminatoria olímpica, lo que lleva a postergar el partido en la Sultana del Norte hasta el 21 de abril; es decir, Chivas —después del Clásico Nacional— reaparece en escena hasta el 4 de abril, cuando reciba a Santos en el Akron.

Ganar tiempo o tomar estas semanas para lanzar una reinvención desde la dirección técnica. Nada fácil será para Amaury Vergara esta decisión, en caso de perder contra el América, porque se viene el calendario más complejo.

Además de los mencionados, jugarán contra Cruz Azul, Tigres, Atlas y Xolos. Por eso, los 20 días entre el Clásico  y el siguiente partido pueden servir de mucho, de un cambio radical en la estructura deportiva, porque sería claro que —después de llegar a las semifinales en el torneo anterior— sería injustificable y deshonroso quedarse fuera de la Liguilla, cuando en este torneo clasifican 12 de 18 equipos. La meta debió ser, por lo menos, llegar a la final; eso es lo que un equipo grande establece, cualquier otro resultado sería una versión acorde a un club chico, muy chico.

Y aunque ante la derrota sería el primer señalado y quien pudiera dejar al equipo, Vucetich no es el único culpable de lo que sucede con el conjunto. Al entrenador rojiblanco se le ha acusado de no poder lograr equilibrio en el equipo y hasta se le ha calificado como el principal culpable de tener en el olvido o en “desperdicio” a un elemento como Fernando Beltrán, quien ha quedado relegado a la banca. Sin embargo, también hay que señalar al resto de los miembros de esta institución, quienes han fallado para conseguir los resultados que su afición demanda.

Desde jugadores hasta el presidente deportivo. Porque es igual de grave cometer un error dentro de su propia área que termina en gol del rival, como no tener la capacidad de planear de mejor manera el torneo, a partir de lo que solicitó el técnico para apuntalar al equipo.

Porque, en estos momentos, las esperanzas de las Chivas se reducen nuevamente a alguna individualidad, luego de que en lo colectivo están lejos de competir con un América más estructurado, a pesar del poco tiempo que tiene Santiago Solari como su entrenador. JJ Macías o  Vega, alguno de esos dos, puede ser quien marque alguna diferencia en este duelo, en el que vuelve a ponerse en tela de juicio un proyecto que —por ahora— no luce sólido.

LEER MÁS: Oribe Peralta en Chivas está robando: "Bofo" Bautista

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios