Otro Clásico disparejo

Enrique Beas

La razón es muy sencilla, son el “Rey del Empate”, con seis igualadas en 10 fechas

Una edición más del partido más importante en México y Estados Unidos. El que mueve y cimbra la industria, como ninguno otro, en los dos países.

Vendrán los típicos debates absurdos de que contra Pumas y Atlas se siente más la pasión, saldrán los jocosos a recordar que hay nuevos clásicos, pero siempre la combinación azulcrema contra la rojiblanca —en México— representa la semana de las apuestas, de más rating, comercialización y muchas historias.

El “negrito en el arroz”, para variar y más allá del lugar común de que a un Clásico no importa cómo llegues, que siempre son juegos aparte, vuelven a ser las Chivas. La razón es muy sencilla, son el “Rey del Empate”, con seis igualadas en 10 fechas.

Ambos equipos llegan con las mismas derrotas (dos), aunque una del América fue en la mesa, y eso provoca que el juego no tenga el alto nivel de expectativa que requiere la rivalidad.

Es cierto, el Rebaño viene de eliminar al America en la Liguilla pasada, pero es una pena el poco protagonismo —semana a semana— de las Chivas, que da como resultado un partido muy cargado en favoritismo.

LEER MÁS: Chivas vs América, ¿Cuál es el valor de ambas plantillas?

Es un poco lo que ha pasado en los últimos años con el Dortmund, o el Milan, que pierden todos los importantes.

Poniéndolo en otra perspectiva, no me imagino un clásico español dominado en protagonismo —por tantos años seguidos— por un solo equipo.

Es cierto que los números del Clásico Nacional son muy parejos, el problema es que América lleva 10 años siendo siempre aspirante al título y las Chivas buscan rescatar la temporada en un partido, y eso cala.

Después del domingo, el America seguirá compitiendo por el liderato; mientras tanto, el Guadalajara, a buscar el milagro de clasificar entre los primeros ocho, o —ya de plano— vía este mediocre repechaje de 12, pero sin verdaderas oportunidades para un equipo que sólo lleva dos juegos ganados en 10 jornadas, mientras el odiado rival suma ocho (siete, por la alineación indebida).

Así de contundente es como se aproxima el juego más importante. Con unas Chivas que siguen sin entender su rol en la Liga MX, contra el que mejor lo entiende en los últimos años.

¡Bienvenidos, bienvenidos! A otro Clásico disparejo.

@EnriqueVonBeas

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios