Se encuentra usted aquí

Poder Judicial: reforma de fondo

13/02/2020
03:09
-A +A

Read in English

Se había venido hablando de la necesidad de hacer cambios de fondo en el Poder Judicial al grado que se presentaron propuestas externas de reforma que se consideraron más como intentos de hacerlo a un lado que de verdaderamente buscar reorganizarlo. Cuando comenzó a cuestionarse esa iniciativa y se alzaron voces en contra porque se veía como un atentado contra el equilibrio de poderes, restándole fuerza a uno para dársela a los otros dos (Ejecutivo y Legislativo), el ministro presidente, Arturo Zaldívar presentó ayer la propuesta con la que se busca una reformulación desde adentro.

Se trata de la primera vez que el Poder Judicial presenta una propuesta de reforma, que va a hacer suya el Presidente de la República para presentarla como iniciativa de ley ante el Senado de la República.

Entre las modificaciones propuestas habrán ajustes constitucionales que darán lugar a dos nuevas leyes federales: una Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, y otra de Carrera Judicial. Asimismo, se contemplan cambios en la leyes de amparo, la de Defensoría Pública, el Código Federal de Procedimientos Civiles y en la federal de Trabajadores al Servicio del Estado. Además, como novedad, está la creación de tribunales especializados en violaciones a los derechos humanos.

El ministro Zaldívar dio su compromiso de limpiar al Poder Judicial de dos cánceres que lo vienen carcomiendo desde décadas atrás: la corrupción y una práctica que tenía particularmente enquistada: el nepotismo, así como de poner más atención y sancionar enérgicamente cualquier caso de acoso sexual que se conozca a su interior.

Junto con los cambios constitucionales, se trata de ajustes que era necesario atender en las bases del poder, ya que, como él señaló, en su conjunto el Poder Judicial cuenta con un buen diseño estructural por lo que sus órganos cúspide como la Suprema Corte de Justicia o el Consejo de la Judicatura Federal no necesitan ser tocados, pues de hacerlo se correría el riesgo de debilitar la independencia del ámbito judicial.

Es un objetivo ambicioso pero si se logra, sentará las bases para una mejor aplicación de justicia en el país, especialmente con el fortalecimiento y ampliación de funciones de los defensores de oficio, que son a los que únicamente puede tener acceso una gran parte de la población. Otro cambio fundamental viene con la creación de una nueva Escuela Judicial Federal, que se espera revolucione la enseñanza y el estudio del derecho.

Esperemos que sean estos los primeros pasos hacia un ámbito judicial más sano y con cercanía a la gente. Es, literalmente, un acto de justicia con México.