¿Se desploma la delincuencia?

Carlos Vilalta

El primer deceso por coronavirus fue declarado el pasado 18 de marzo. A partir de ese día, podemos decir que todo ha cambiado. Incluida, sin lugar a dudas, la delincuencia en la ciudad de México.
 
Un simple vistazo al número de carpetas de investigación iniciadas diariamente en la ciudad de México nos da una idea del impacto que la pandemia está teniendo en la actividad delictiva. Al 31 de marzo, último día con que contamos con información oficial al respecto, se registra una caída aparatosa en el número de víctimas registradas en las carpetas de investigación iniciadas. El desplome inició justamente el día 19 de marzo. Precisamente un día después de declararse la primera muerte por coronavirus. Ese día, se registraron 405 nuevas carpetas de investigación por los delitos de homicidio doloso, lesiones dolosas, robo en todas sus modalidades, portación de armas, violencia familiar y violación. Y a partir de ese día, el número de víctimas del delito no han hecho más que disminuir. Al 31 de marzo, el número de víctimas por los delitos previamente mencionados se redujo a 153. Nada más que una disminución del 65%. En sólo 2 semanas. Una caída récord.
 
No obstante, debo advertirle que hay una excepción a la caída generalizada en los delitos previamente mencionados. Me refiero al homicidio doloso. Lamentablemente, el promedio en los conteos diarios de víctimas por este delito se mantiene estable. Podemos decir que, por lo menos, las víctimas por homicidio no aumentaron durante esa última quincena.
 
Debe saberse que en este descenso generalizado de la delincuencia, hay dos historias. La primera es una historia real y la otra es una historia aparente.
 
La historia real consiste en, efectivamente, un descenso factual en el número de víctimas del delito por un cambio radical en las actividades rutinarias. Con menos negocios abiertos, gente transitando en la calle, en el transporte público, el transporte privado etc., hay ciertamente una menor cantidad de oportunidades para el delito. Esto, forzosamente tiene que impactar en reducir la victimización. Puede haber todos los delincuentes que haya en las calles, pero sin la presencia de víctimas potenciales, no hay delito posible.
 
La otra historia, la aparente, se refiere a la disminución en el número de denuncias. Las víctimas del delito, aun siendo menos, no están yendo a denunciar. ¿Quién va a querer ir a denunciar con un riesgo latente de contagio? Es por esto que se registran también menos víctimas del delito. Y aun cuando cabe la posibilidad de realizar la denuncia en línea, esto no parece haber tenido algún impacto en los registros. Al menos no durante marzo. Y no con la información disponible.

El funcionamiento de las denuncias en línea se podría vislumbrar si viéramos un aumento, por ejemplo, en el número de denuncias por violencia familiar. Éste es un delito que se ha pensado aumentará durante la pandemia. No obstante, también a partir del día 19 de marzo, el número de carpetas de investigación por violencia familiar se ha reducido notablemente. Durante la primera quincena de marzo, el promedio diario de víctimas por este delito fue de 90. Durante la segunda quincena, ese promedio diario bajó a 67. Una reducción del 25% aproximadamente.
 
 Así que, en resumen, lo que parece estar sucediendo es, por un lado, una disminución factual de la delincuencia, y por el otro, una disminución en las denuncias. Ni se cometen tantos delitos como antes, ni se denuncian como antes –que de por sí ya eran pocos los que se denunciaban.

En poco tiempo lo sabremos con seguridad y lo comentaremos en este espacio. Hay que poner especial atención a dos fuentes de información oficiales. Por un lado, los datos de la FGJ de la Ciudad de México, y por el otro, los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) de junio y septiembre entrantes. Ambas fuentes de información arrojarán luz a lo que parece estar sucediendo: más contagios, menos delitos, menos denunciantes.

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI-3). Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (CentroGeo).
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios