México ya no será Venezuela

Ángel Durán

Bastó una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington los días 7 y 8 del presente mes, para que sus opositores políticos, ya no tengan argumentos para decir que el presidente mexicano llevará a país al comunismo, al socialismo o a las mismas condiciones en las que se encuentra Venezuela, Incluso; se aleja de cualquier sospecha de ser comparado con el mismo pensamiento del extinto presidente venezolano Hugo Chávez, y de esto se encargó el presidente Donald Trump, cuando en la reciente visita, elogió a López Obrador, lo llama “amigo” le dijo que era  “duro”, “audaz” y “el mejor presidente que ha tenido México”, además señaló el mandatario estadounidense, que mucha gente esperaba una confrontación, pero no, que hoy más que nunca había excelentes relaciones.
El argumento de los opositores al presidente, durante estos dos años y con el cual le han pedido que abandone el poder, es por ser un populista que engaña su pueblo y que quiere llevar a México al comunismo, al igual que lo hizo Hugo Chávez. 
Sus opositores, mediáticamente quisieron evitar que López Obrador llegara al poder, al trasmitir un capítulo de la serie “Populismo en América Latina”, como un aspirante a la presidencia que fomentaba la implantación del socialismo en México, luego la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en una sentencia SUP-REP-108-2019 señaló, que lo dicho en ese documental era propaganda negra e ilegal; sus contrarios, siguieron, ya en su gobierno, con la misma acusación; pero este argumento, se desvanece por completo, pues, ¿cómo el país más anticomunista del mundo (E.E.U.U) lo elogiaría y lo llama amigo? Si el presidente Trump pensara lo mismo que los opositores del presidente, jamás lo elogiaría y menos le diría, que es el mejor presidente que ha tenido nuestro país, ¿cómo, si López Obrador fuera, -quien dicen sus opositores- ¡sería un ejemplo para el presidente norteamericano? ¿Cómo un populista radical -como acusan al presidente mexicano- sería apoyado por el E.E.U.U.? cómo los empresarios Carlos Slim y otros, que han surgido del capitalismo lo acompañarían a Washington en la reciente visita, en su gira; El discurso opositor al presidente mexicano, de que los quiere llevar al comunismo venezolano, se ha desvanecido como un acto de magia, nadie le dará seguimiento, ya no verá más crítica alguna al presidente por este tema.
Otro triunfo que obtiene el presidente López Obrador en esta visita, es, que sus críticos ya no cuentan con la simpatía del presidente de Estados Unidos y este gesto del presidente Trump, en relaciones de política internacional, son directrices y de facto se respetan, pues nadie quiere estar en contra de las opiniones del presidente norteamericano, este viaje le cayó de maravilla al presidente López Obrador y también al presidente norteamericano, pues, se vio el apoyo y estima de los mexicanos que radican en aquel país al presidente de México y por supuesto que Donald Trump espera lo mismo, le conviene y buscará atesorarlo ya que necesita el voto de nuestros connacionales para su reelección.
El presidente se quejaba de que sus opositores lo acusaban sin razón, parece ser que el gobierno norteamericano piensa lo mismo, y también se ha demostrado que era cierto lo que el mandatario mexicano decía, tan es así que el mensaje lo han asimilado al instante los opositores del presidente, pues la crítica de que López Obrador es un comunista, ya no se ve, ya no se dice que México se convertirá en Venezuela, ya no hay razones de los críticos del presidente para seguir pensando de la misma manera, una crítica que ya no vendería, al contrario, se confirma la versión del presidente que sólo lo hacían para debilitar su gobierno, pero que no tenían ningún argumento, pues bien, bastó con un discurso del presidente norteamericano, para decirle a sus opositores del presidente mexicano que nuestro país, no se convertiría en Venezuela. Subliminalmente, está defendiendo al presidente y lo está brindando para que estos ataques ya no se sigan dando y también les ha dicho que no esperen pleitos con México.
El riesgo del presidente mexicano era que Donald Trump lo desairara, sus enemigos a eso le apostaban, pero les falló y ahora López Obrador llega empoderado, sin el estigma de tener ideas socialistas o comunistas, más bien se confirma como un presidente seguro y apoyado por el país más poderoso del mundo, ¿quién podría debatir o desmentir al presidente norteamericano? ¡nadie!   
Prácticamente el presidente se quitó a todos sus enemigos en su primer viaje internacional, él lo sabía, que si el presidente de los Estados Unidos lo trataba como un igual, el discurso político de sus opositores, se caía; buena jugada política del presidente López Obrador y la oposición se ha quedado anonadada, sin poder revirar; ojalá que esto sea la culminación de divisiones provocadas por opiniones políticas y se empiece a fomentar la unión del país, para enfrentar los grandes problemas que nos aquejan.

www.angelduran.com
 

Comentarios