El lado oscuro de los inversores ángeles

Alan Ramírez Flores

Los inversores ángeles se convierten en una fuente popular de financiación en etapa inicial. pero hay riesgos involucrados en aceptar dinero de demasiados ángeles, pero pueden interferir en el beneficio a largo plazo.

A simple vista, cuando una estartup acepta demasiado dinero de los ángeles desde el principio, genera una estructura de inversión enredada, ayuda a los empresarios a conservar la propiedad de la mayor parte posible del negocio y mantiene a la empresa delgada y disciplinada.

Sin embargo, hay una razón por la que la mayoría de las nuevas empresas buscan la inversión de empresas de capital de riesgo. Aunque estas empresas pueden cobrar tarifas y esperar poseer una parte considerable del negocio de un empresario, también pueden ayudar a acelerar el crecimiento de una empresa. Esto porque tienen experiencia y pueden conectar a una startup a una vasta red. Además, los inversionistas de capital de riesgo están dispuestos a ofrecer orientación. Resultan ideales si se quiere aprovechar experiencia y conexiones.

Ahora, con los inversores ángeles, el capital a menudo viene con menos apoyo. Los ángeles, después de todo, generalmente invierten cantidades más pequeñas y es posible que no puedan proporcionar la misma gama de experiencia o asistencia operativa de un inversor más grande.

Esa pérdida de apoyo se agrava para las nuevas empresas que dependen demasiado de un gran grupo de inversores ángeles. Esto se debe a que una estructura de propiedad complicada resulta impredecible.

A los directores de finanzas no les gusta tratar con demasiados inversores. Es difícil ir a una reunión de la junta y discutir los derechos de voto si hay 20-25 inversores diferentes, cada uno con una pequeña participación.

Ahora, por tentadora que pueda ser la inversión temprana, es importante que las nuevas empresas adopten un enfoque disciplinado para recaudar capital. Más inversores significan más obligaciones.

El bootstrapping es una forma de evitar renunciar a la equidad. Para las startups que ofrecen un producto físico, el lanzamiento de una campaña en una plataforma de crowdfunding permite a la empresa financiarse a sí misma mientras demuestra viabilidad a inversores más serios.

Unirse a una incubadora es otra opción para hacer crecer un negocio joven. Las incubadoras ofrecen alquileres de oficinas para seleccionar inquilinos que luego pueden aprovechar la tutoría, la creación de redes y el intercambio de recursos con empresas en etapas similares. Las startups pueden aprovechar estas oportunidades sin renunciar a la equidad. Algunas empresas que trabajan en incubadoras también pueden ser elegidas para programas de aceleración, que proporcionan fondos para ayudar a las empresas que están cerca de su lanzamiento.

Las incubadoras también tienen dos ventajas adicionales. En primer lugar, una incubadora conocida puede ofrecer una especie de certificación y son un buen lugar para adquirir experiencia. Una incubadora proporciona a sus startups ayuda con procesos legales, detalles de recursos humanos o diseño web, lo que permite a esas empresas descargar aspectos del negocio que no forman parte de su competencia principal.

Ahora, en el mundo altamente competitivo e incierto de la recaudación de fondos de startups, existe una tendencia a buscar la máxima inversión disponible. Sin embargo, es conveniente centrarse más en trazar su propia proyección de crecimiento y comunicar esa proyección a los inversores.

No todas las soluciones las tienen los ángeles.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios