La doctora Itzel lleva ocho meses sin ver a su familia por la pandemia

Nación 26/12/2020 03:36 Alexis Ortiz Actualizada 20:07
Guardando favorito...

A 8 meses de pandemia en México, médica se ha esforzado por atender el Covid, lo ve como una vocación

Han pasado ocho meses desde la última vez que Itzel Lazcano, médica adscrita al Servicio de Medicina Interna del Hospital General de Tláhuac, pudo abrazar a sus padres y convivió de cerca con su abuelita. Ayer, en Navidad, no fue diferente, estuvo lejos de ellos.

Desde mayo, cuando comenzó a atender el Covid-19, Itzel decidió mudarse a un cuarto de hotel con más médicos para evitar contagiar a sus seres queridos, quienes tienen 63 años y algunas comorbilidades como diabetes.

Atrás quedaron los días cuando la joven doctora iba a comer con su familia, paseaban por un parque o asistían a conciertos. “Cosas tan sencillas que antes no las valoraba tanto, ahora las extraño bastante”, comenta Itzel.

Ella trabaja los fines de semana y días festivos en el Hospital de Tláhuac, sus jornadas son de 12 horas y en ese tiempo se encarga de vigilar a los pacientes críticos por Covid-19, ayuda a verificar quiénes necesitan ser intubados y mide el progreso de las personas que logran vencer al virus.

También lee: Personal médico del Hospital General de México llega para ser vacunado contra Covid

Itzel, como muchos otros colegas, ha sacrificado su vida personal y familiar para atender la emergencia sanitaria. Para sentirse cerca de sus padres y su abuelita, realiza videollamadas con ellos a la hora de la comida y de la cena. Asimismo, todas las mañanas la médica pasa por la casa donde viven sus seres queridos para recibir un desayuno o ella les lleva despensa sin cruzar palabra o acercarse a más de cuatro metros de distancia.

Para sobrellevar esta situación, Itzel también gusta de hacer una hora de ejercicio en su cuarto y así libera el estrés y la tensión que le genera trabajar en un área Covid; fue así como suplió temporalmente su gusto por jugar futbol.

A pesar de lo duro que es mantener distancia con su familia, Itzel decidió responder a la convocatoria del gobierno y se sumó a la primera línea de batalla.

“Lo hice por responsabilidad social, al yo tener los conocimientos y poder ayudar a la gente, poder ayudar a los médicos que trabajan en hospitales donde de la noche a la mañana se reconvirtieron, mi responsabilidad”.

También consulta: Baile navideño de personal médico alegra a pacientes hospitalizados

De igual forma, siente tranquilidad por el hecho de que su familia la ha apoyado en cada decisión que toma: “Ellos no se preocupan porque esté trabajando, saben que es lo que me gusta y lo que me apasiona, que es mi vocación, y me estoy cuidando mucho, tienen la preocupación normal de un padre, pero están orgullosos de que trabaje”.

El sueño de Itzel de ser personal médico surgió desde que era pequeña y hace 10 años se graduó de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además de haber realizado una especialidad en el Hospital Gea González.

En el mundo de la medicina mantener distancia de la familia para trabajar es casi una constante. De hecho, la médica del Hospital de Tláhuac recuerda que en 2009, cuando ocurrió la epidemia de influenza en México, se encontraba realizando su servicio social en una zona rural de Sonora.

También en 2014, cuando era residente en un hospital, hubo un rebrote de influenza y el área de Medicina Interna al que estaba adscrita se reconvirtió para atender esa enfermedad, por lo que debió tomar medidas preventivas con su familia.

También lee: "Tengo miedo del Covid, pero lo voy a lograr", dice Karla, la enfermera que vino de Oaxaca

Ahora, Itzel ansía que pronto termine la pandemia para poder abrazar de nuevo a sus padres, a su abuelita, salir con sus amigos, volver a ver a su hermano y retomar su ritmo de vida fuera de una habitación de hotel.

“Estamos peor que antes”
 

Itzel sabe que está viviendo un momento histórico para la medicina y eso también la motiva a seguir adelante, pero declara sentirse triste porque una parte de la población sigue sin tomar medidas para prevenir los contagios de Covid-19, a pesar de que ya ha quedado demostrado su viralidad y los riesgos que implica.

“Lo más difícil en el hospital es saber que ponemos en riesgo nuestra vida, tratando de salvar a gente que la gran mayoría de las veces está ahí por irresponsabilidad, porque no se cuidaron, porque no estuvieron aislados”, lamenta la internista.

También lee: Doctora de Michoacán tuvo Covid y ahora llega a la CDMX a ayudar a sus colegas

Tampoco duda en señalar que la Ciudad de México ha entrado a una fase crítica desde el mes de septiembre, cuando en el Hospital General de Tláhuac comenzaron a incrementarse las hospitalizaciones: “Ahorita estamos peor que al principio, hay muchísimos ingresos, hay mucha gente enferma, los pacientes que están en el servicio de especialización están muy graves, podría decirte con certeza que todo está peor que al principio”.

Por ese motivo, la especialista lanza un llamado a la población para que aplique las medidas sanitarias dictadas por las autoridades del sector Salud: “Como médicos no es ir y trabajar y ya, es ir a trabajar y tratar de salvar la vida y ayudarle a alguien”.

Comentarios