20 | ENE | 2020
caso LeBarón
José Luis Parra, cuñado de Héctor Mario y Luis Manuel Hernández, dice que cuando ocurrió la detención estaba la FGR, Marina y “mucha ley”. Foto: CHRISTIAN TORRES. EL UNIVERSAL

Chivos expiatorios, detenidos por caso LeBarón: familia

05/12/2019
02:00
Ibeth Mancinas
-A +A
Autoridades federales sembraron droga al momento del arresto, aseguran; denuncian irregularidades en el proceso; no descartan otras manifestaciones

Chihuahua.— Los hermanos Héctor Mario Mayo y Luis Manuel Meño Hernández, detenidos el pasado domingo por su presunta participación en el asesinato de nueve miembros de los LeBarón, se dedicaban a trabajar en el rancho y a cuidar a su padre, quien por cuestiones de salud necesita un cuidador, aseguraron ayer miembros de su familia.

“Los agarraron para taparle el ojo al macho”, declaró José Luis Parra, cuñado de los hermanos, al explicar que al momento de la detención las corporaciones federales sembraron un paquete con droga en el domicilio y que fue esto lo único ilegal que encontraron.

“Quebraron un vidrio con un bulto, al parecer [era] droga, y entraron y les dijeron que eso era de ellos, pero no les hallaron nada más”, dijo José Luis, quien agregó que el domingo por la mañana, en el exterior de la casa, había elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), Marina, unidades y “mucha ley”.

Según su versión, Héctor trabaja en un pequeño rancho ganadero que tiene en el municipio de Janos, mientras que Luis se dedica a cuidar al padre de ambos, ya que es un hombre viudo que requiere de cuidados permanentes.

“Ellos no pueden salir porque mi suegro necesita cuidados todo el día; no habla, no se mueve y ellos lo cambian, lo bañan, lo alimentan y hacen todo, así que no pueden salir a ningún lado”, enfatizó.

Agregó que la detención de Mayo, de 35 años, y Meño, de 42, tomó por sorpresa a todos los habitantes de Janos, pues ambos son conocidos y queridos.

Indicó que por eso unas 300 personas participaron en los bloqueos carreteros que organizó la familia para exigir la liberación de los hermanos Hernández.

Señalan irregularidades

Estefanía Hernández Ortiz, hija de Luis Manuel, aseguró que el proceso estuvo plagado de irregularidades, empezando por la ausencia de una orden de arresto, seguida por el aislamiento en el que estuvieron en Janos, su corta estancia en la FGR delegación Nuevo Casas Grandes, y hasta su tras- lado a la Ciudad de México.

La mujer explicó que en primera instancia la detención se dio por los cargos de delitos contra la salud, posesión de marihuana y cristal, así como posesión de cartuchos útiles de uso exclusivo del Ejército. No obstante, las autoridades federales los vincularon posteriormente al crimen organizado y especialmente al caso LeBarón, situación que la familia desconoció hasta el momento de enterarse a través de los medios de comunicación.

“No conocíamos a los LeBarón, yo les puedo decir que a nosotros no nos han dicho que la detención de ellos dos está ligada con el asesinato de esta familia, pero a los LeBarón les dijeron que por eso están detenidos mi papá y mi tío, así como un tercero cuya identidad no conocemos”, comentó la joven.

La familia Hernández agregó que desde Chihuahua estarán haciendo todo lo necesario para apoyarlos y no descartaron la posible realización de otras manifestaciones, esto en el caso de no obtener la información oportuna.

“Las autoridades federales han sido muy herméticas, no nos dan información y nosotros lastimosamente no podemos estar allá ni pagar un abogado particular, pero desde aquí estaremos presionando”, indicó Estefanía.

Por su parte, el titular de la Fiscalía General de Chihuahua, César Augusto Peniche Espejel, informó que, derivado de los bloqueos en la carretera Sueco–Janos, familiares de los hermanos Hernández se reunieron ayer con funcionarios de la Fiscalía en Ciudad Juárez para pedir el regreso de los detenidos al estado.

Detalló que la intervención de la entidad va en el sentido de evitar más bloqueos en la zona y, de ser necesario, canalizarlos con la autoridad correspondiente.

También tuvieron contacto con la defensora pública que lleva el caso, quien les informó que en el caso de Héctor Mario Hernández se determinó un arraigo por 40 días.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios