Arman “turismo” en el Socavón de Puebla

Decenas de curiosos visitan el lugar cada fin de semana, se toman fotos, compran comida y recuerdos; lugareños ven una nueva fuente de ingresos

Arman “turismo” en el Socavón de Puebla
Los visitantes caminan por los alrededores del área restringida y, por una cuota, suben al techo de la casa cercana para tomar fotografías. Foto: Omar Contreras. EL UNIVERSAL
Estados 21/06/2021 02:46 Omar Contreras / Corresponsal Actualizada 03:15
Guardando favorito...

Santa María Zacatepec.— Pese a las advertencias de las autoridades de que se trata de una zona de riesgo, decenas de familias emprenden el viaje cada fin de semana a Santa María Zacatepec, en el estado de Puebla, para conocer el ya famoso socavón.

Ubicado a 20 minutos de la capital del estado, el lugar se ha convertido en un imán para curiosos y más después del rescate de los perritos Spay y Spike, hace más de una semana.

Este fenómeno se ha convertido en una inesperada fuente de ingresos para familias de la zona, que no han dejado pasar la oportunidad y ofrecen botanas, tacos, elotes, esquites y hasta recuerdos.

También lee: Socavón “devora” la casa de la familia Sánchez Xalamihua en Zacatepec

“Elotes y esquites por litro y medio litro”, se ofrece a los visitantes desde el sonido que emana de una camioneta.

Para los que viajan en auto hasta este punto, el estacionamiento va entre los 15 y 20 pesos por vehículo y por tiempo ilimitado.

En los alrededores, lo que más se vende es el pan conmemorativo con leyendas como “Recuerdo del socavón”, “Sobacón Zacatepec” y “Spay 2021”, en homenaje a uno de los perritos rescatados. Cada pieza se vende en 50 pesos y puede ser de mantequilla, nuez o nata.

socavon_puebla_1.jpg

Un paso obligado es la casa más cercana a la zona restringinda, donde por cinco pesos por persona se da acceso al techo, desde donde se tiene la mejor vista del socavón para una buena foto.

También lee: Hacen pan de socavón de Puebla

Los niños posan, sonrientes, para la foto que les toman sus padres desde la línea amarrilla de “precaución”, que marca el límite para acercarse, la cual es celosamente vigilada por elementos de la Guardia Nacional.

Todo lo anterior sucede ante los enormes letreros colocados por autoridades federales en los que se advierte: “Zona de riesgo, prohibido el comercio en vía pública en zona de riesgo definida como socavón”.

Sin embargo, el fin de semana es un constante ir y venir de parejas, curiosos y familias que, además de la foto del recuerdo, se llevan unos chicharrones, un elote y hasta un pan para la merienda familiar.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios