Tres mexicanos que van tras el sonido del Oscar

Michelle Couttolenc, Jaime Baksth y Carlos Cortés, nominados por Sound of metal, ya están en Los Ángeles para la ceremonia. En caso de ganar, dicen, sería una inspiración para sonidistas mexicanos

Tres mexicanos que van tras el sonido del Oscar
Sound of metal se centra en la trágica historia de un baterista que pierde el oído. Foto: Amazon Prime
Espectáculos 25/04/2021 02:42 Mario P. Székely/Corresponsal Actualizada 17:53
Guardando favorito...

Michelle Couttolenc, Jaime Baksth y Carlos Cortés se han llevado todos los premios posibles en su especialidad, desde las asociaciones de sonido como CAS y AMPS, hasta el BAFTA de Mejor Sonido. Sólo queda pendiente hoy el Oscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. Si esto fuera una partitura, ellos están a segundos del ¡bang! final.

Y México los sigue. En 2015 y 2016, Martín Hernández fue nominado por la edición de sonido de Birdman y El renacido, mientras que en 1973, Gonzalo Gavira fue parte del equipo ganador del Oscar de El exorcista, con sus sonidos ambientales. De ganar hoy los mexicanos, sería la primera vez que un nacional se trae ese oro de sonido a casa.

“Ayer me crucé en el lobby del hotel con Ren Klyce. Me ganaba la emoción por ir a saludarlo, pero me tuve que contener por las restricciones sanitarias. Él está nominado por el sonido de Mank y Soul”, comparte con emoción cual fan, Couttolenc, quien vivió otro momento similar cuando en plena entrega virtual del CAS, el también competidor Michael Minkler por Greyhound, le dijo: “¡Me encantó tu trabajo!”.

Cortés también aprovechó esta temporada de premios para intercambiar tarjeta con la sonidista Coya Elliot, encargada de los efectos sonoros de de Pixar.

“Estoy cayendo en cuenta que el mecanismo de defensa, de negación, ahora entró a la etapa de nervio rumbo al Oscar. Ahora que puedo ver tras mi ventana del hotel al fondo el famoso letrero de Hollywood, todo se vuelve más tangible”, dice Cortés, quien llegó a la ciudad acompañado de su hermana Karla y que caminaran la alfombra roja de la Academia organizada en la estación Union Station, vestidos por el diseñador Benito Santos, con accesorios de Alejandra Aceves.

En cuanto a tener un discurso preparado por si ganan el Oscar, los tres confiesan que han estado jugando con ideas, editándolo en su cabeza o en papel, sobre todo en las noches que están libres.

“Estamos muy conmovidos con todos los mensajes de felicitación de colegas y amigos. El Oscar es un reconocimiento grande que abarca muchas cosas y trae mucha energía, esa es la cosa de este premio. Me parece que si se llega a dar, va ayudar a muchos de mis colegas sonidistas en México, les va a dar una inspiración inmensa”, anuncia Baksth, el más veterano.

Con la posibilidad de convertirse en la primera mujer mexicana ganadora del Oscar por sonido, Couttolenc lucirá su vestido diseñado por Claver Munguía y con joyería de Sonia Nuzzo.

“Me gustaría que pensaran que sí se puede. Que confiemos más en nosotras mismas. Que con paciencia y la disciplina se pueden lograr muchísimas cosas”.

Frase

“Poco a poco, vamos a ser más (mujeres). Es algo inevitable, y cada vez vamos a estar más presentes. Eso me llena de muchísima alegría”. Michelle Couttolenc. Sonidista.

Nominados mexicanos reciben apoyo del “más allá”

En el cine, como en los deportes, las dinastías importan. Y para Gonzalo Gavira Segreste, es importante que recordemos a su padre Gonzalo Gavira Sánchez de Tagle, quien fuera parte del equipo ganador del Oscar en 1974 por el sonido de El exorcista.

“Mi papá les diría a estos tres mexicanos nominados a Mejor Sonido (Michelle Couttolenc, Jaime Baksth y Carlos Cortés): “Son gallos de pelea. Éntrenle y no se rajen. ¡Van a ganar los 3!”, comparte a EL UNIVERSAL, Gavira hijo, haciendo la voz rasposa de quien muriera en de 79 años en 2005.

Quien fuera apodado por Cantinflas y sus compañeros de gremio como el Genio Gavira, fue parte del equipo de sonidistas de la que es considerada una de las cintas de terror más impactantes, en la que una niña, Regan (Linda Blair) es poseída por el demonio.

“Mi papá siempre cargaba sus cacharros. Usaba gomas de los destapa escusados para el sonido de los caballos. Traía vidrios y latas dobladas, así como visagras como sus instrumentos de trabajo. Cuando fue a Estados Unidos a trabajar en El exorcista no le dejaban pasar con la bolsa de sus cosas. Le dijeron en la aduana: ¡trae pura basura! 

“Para la escena ahora mítica de la niña Regan (Linda Blair) que gira en 360 grados su cuello, puedo imaginarme perfecto a mi padre salir a caminar con cigarro en mano y al ver su cajetilla concebir que si usaba su celofán y lo intercalaba en el peinesito que traía en su bolsillo, podría con la uña larga de su dedo pulgar, producir el sonido de “grrrrrrrrr”, que simulaba terroríficamente los huesos crujir”, describe Gavira, quien afirma que parte de la voz de su padre es usada cuando la niña habla como demonio y que en menos de dos semanas él hizo toda su magia.

exorcista_pelicula_125023884.jpg
Gavira cargaba para todos lados con sus cacharros y con ellos cruzó hacia Hollwyood para contribuir al sonido de El exorcista. Foto: ESPECIAL.
 

Becker, el músico que orquestó la nominación

Esta noche el mundo del cine se detiene a escuchar el veredicto de Oscar. Entre las ocho cintas nominadas a Película del 2020, Sound of metal es la que apunta al sentido de escuchar como una primera aproximación al mundo, a quienes lo habitan y quienes necesitan de nosotros.

Lo anterior se logró con la actuación del actor nominado Riz Ahmed, quien interpreta a un baterista que se está quedando sordo, transitando su propio duelo en el argumento de Abraham Marder y Darius Marder. Este último como director y orquestador de un equipo de trabajo donde se encuentran los mexicanos sonidistas Michelle Couttolenc, Jaime Baksth y Carlos Cortés, quienes fueron reclutados por el supervisor de Sonido francés Nicolas Becker. 

“Los tres son bellos seres humanos. Mich, Jaime y Carlos. Todos con gran energía positiva. Lo cual se agradece de inicio. Todos trabajamos muy duro para hacer que esto suceda”, comparte a EL UNIVERSAL, Becker, experimentado sonidista con una centena de títulos en su trayectoria que fungió en distintos cargos del departamento de sonido, incluyendo Ex-Machina, La llegada, Noche de paz, El jardinero fiel, Hellboy 2 y Gravedad.

“Fue bonito realizar la primera mezcla con Carlos para tratar de entender la forma de la película. Él nos ayudó para encontrar una dinámica general del filme, llevándonos a colocar un piso firme de audio para trabajar. Luego nos fuimos a la consola que trabajan Jaime y Mich, también sorprendentes”, asegura.

esp_paquete_oscar_125026169.jpg
Nicolas Becker augura un gran futuro a sonidistas mexicanos. Foto: Amazon Prime.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones