"La tía Mariela" se despide del Helénico

La obra escrita por Conchi León ofreció una función entrañable. Silvia Pinal develó una placa conmemorativa por el cierre de temporada

"La tía Mariela" se despide del Helénico
Foto: Berenice Fregoso / EL UNIVERSAL
Espectáculos 04/03/2019 10:56 Janet Mérida Ciudad de México Actualizada 12:02

La tía Mariela” se despidió este domingo del Teatro Helénico con una función entrañable.

Imaginen las reuniones familiares con sus tías, primas y sobrinas o sus encuentros entre amigas, esos espacios que normalmente se dan en casa, con un cafecito en mano, en los que se comparten las historias de vida de cada una, historias de amor que son chuscas a veces, felices otras, tristes, injustas o marcadas por el machismo.

Eso es La tía Mariela, un encuentro con nuestras mujeres, reflexivo y con mucho humor.

Las tres primas que protagonizan la obra se reencuentran tras mucho tiempo porque una de ellas quiere informarles que la tía Mariela ha muerto, pero antes de dar la noticia comienzan una sabrosa plática sobre sus 12 tías, bellas, talentosas y brillantes.

En una charla marcada por el calor de Yucatán, la música y los modismos, las primas recuerdan a la tía más pequeña que, al nacer, soltó una carcajada en lugar de llorar;  la tía que fue embarazada por el cura de la iglesia cuando era apenas una niña; la tía perseguida por la soledad, esa a la que enamoraron muchos hombres pero ninguno quiso pasar la vida con ella. La tía con una gran voz, capaz de llenar teatros que sucumbió al amor de un terrero y por lo que fue criticada y burlada... en fin.

En cuanto los recuerdos sobre las tías comienzan a llenar el teatro, también se suman las historias del público, generando empatía, felicidad, pero también coraje y tristeza. Hablan con un acento yucateco muy marcado y con decenas de modismos que fortalecen esa conexión entre público y obra.

La tía Mariela fue escrita por la dramaturga yucateca Conchi León, quien es también una de las actrices. La acompañan Montserrat Marañón y Alejandra Ley.

Al terminar, con un tremendo aplauso, Conchi agradeció el poder escuchar las experiencias de vida que formaron la obra.

“Si las contamos, las bailamos, las cantamos, algo se mueve, algo se mueve en este país en el que de pronto vemos cosas terribles con mujeres y niñas. Gracias por venir esta noche a contar, cantar y bailar las historias de mujeres”.

Silvia Pinal fue la encargada de develar la placa conmemorativa por cierre de temporada junto al elenco, al que felicitó por el trabajo. La primera actriz zapateó un poco antes de levantar la telita roja y también expresó “Los felicito y que les siga yendo muy bien”.

Alejandra Ley invitó a todos a votar por ellos, ya que la obra está nominada en los Premios Metropolitanos de Teatro.

Por ahora, la producción dirigida por Francisco Franco bajó el telón de su segunda temporada esperando que nuevamente se levante y permita a más gente entrar a esa salita, ser parte de esas muchas historias de mujeres.

nrv

Comentarios