Speitzer se adentra en los años 50
24 | ENE | 2020
Alejandro Speitzer
El actor compartirá créditos con el bailarín Isaac Hernández. Foto: Archivo. EL UNIVERSAL

Speitzer se adentra en los años 50

08/12/2019
03:43
César Huerta
-A +A
El actor bajó 10 kilos para su personaje en la serie "Alguien tiene que morir"

Los antojos españoles como las patatas bravas están por ahora vetadas en la dieta de Alejandro Speitzer, para no afectar al personaje que interpreta en la serie Alguien tiene que morir, grabándose en Madrid.

El actor de Me gusta, pero me asusta y La reina de sur integra el reparto de la producción situada en los 50’s, bajo la dirección del mexicano Manolo Caro (La casa de las flores).

En ella interactúa con la española Carmen Maura (Mujeres al borde de un ataque de nervios), el argentino Ernesto Alterio (Al otro lado de la cama) y el bailarín tapatío Isaac Hernández.

Alguien tiene que morir comienza con un niño exiliado que regresa con su mejor amigo, un bailarín de ballet, a casa de sus padres, en Madrid, siendo estos de ultraderecha.

Speitzer está impedido por contrato dar detalles del personaje trabajado.

“Conocía bastante de la época, pero tuve que adentrarme más, leer mucho y entender mejor la época de Franco.

“Es un thriller y ha sido interesante, desde que nos ponemos la ropa, llegar al set, lo hace divertido y no puedo por ahora comer mucho, bajé 10 kilos para el personaje”, dice.

La serie concluirá grabaciones de los tres episodios el próximo viernes 13 de diciembre, apunta Speitzer.

“Es una historia que desde la lectura me voló la cabeza y compartir con estos actores que uno admira es impresionante; no sabe lo extraordinarios que son el set hasta que estás con ellos, pero más por lo generosos que han sido conmigo”, subraya.

Alguien tiene que morir cuenta en su elenco con Cecilia Suárez (Sexo, pudor y lágrimas), Eduardo Casanova (Pieles), Pilar Castro (Julieta) y Mariola Fuentes (Los abrazos rotos).

Por ahora está en la pantalla de Netflix con la serie El club, que estrenó el mes pasado.

La historia gira sobre jóvenes que ingresan al mundo del narco, en tono de comedia negra.

“Es un chico de clase alta que demuestra muy bien cómo hay jóvenes es esta sociedad que están presionados frecuentemente por los padres, de una forma no idónea y termina en las drogas”, señala.

Mientras que para 2020 espera tener luz verde en dos nuevas películas como productor, para las cuales se encuentra en busca de financiamiento.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios