Acompañan a Celso Piña hasta el Cerro de la Campana
19 | FEB | 2020
Acompañan a Celso Piña hasta el Cerro de la Campana
Una multitud acompañó al féretro en su recorrdio por la ciudad. Fotos/EMILIO VASQUEZ. EL UNIVERSAL

Acompañan a Celso Piña hasta el Cerro de la Campana

25/08/2019
00:15
David Carrizales / Corresponsal
-A +A
La despedida para el músico que reinventó la cumbia fue masiva en Monterrey

[email protected]

Monterrey.— Lágrimas, aplausos, música, baile y duelo. El negro de luto y los brillantes colores azul, rojo y amarillo de la bandera colombiana. Todo eso se mezcló en una marea humana que, proveniente de todos los estratos sociales y rumbos de la zona metropolitana de esta ciudad, se congregó en la explanada de la Basílica de la Virgen de Guadalupe para despedir los restos del acordeonista y cantante Celso Piña Arvizu, el más grande ídolo de la música regio-colombiana.

Con el templo lleno, en punto de las 12:00 horas inició la misa de cuerpo presente en memoria del fundador y líder de la Ronda Bogotá, que de forma sorpresiva murió el pasado miércoles de un infarto fulminante en el hospital San Vicente de esta ciudad.

misa_de_celso_pina_103402667.jpg
Los vecinos de su adorado Cerro de la Campana salieron a la calle.
 

Parafraseando el tema de “Los caminos de la vida”, que tantas veces Piña interpretó, el sacerdote dijo que muchas veces las cosas no resultan como una las piensa o espera, y la vida nos da momentos de alegría cuando sentimos que todo marcha bien, pero de repente viene la tristeza porque alguien se nos muere.

Sin embargo, asentó, este debe ser también un momento de alegría porque el legado de Celso Piña trasciende a su muerte.

Los aplausos generalizados resonaron entonces en el templo. Al terminar la misa, el ataúd con los restos del músico entre flores que arrojaban a su paso, fue llevado a la explanada de la Basílica de la Virgen de Guadalupe, donde sus músicos de la Ronda Bogotá interpretaron entre otros temas dos que fueron los más cantados y en contraste también arrancaron el llanto de no pocos de sus fans: “Los caminos de la vida” y “Como el viento”.

misa_de_celso_pina_103402039.jpg
El sacerdote dijo que los caminos de la vida no son siempre felices.
 

Una media hora después, pese a los cerca de 35 grados centígrados que marcaba el termómetro, la carroza con los restos de Celso fue seguida a trote o a paso veloz por la misma multitud que lo acompañó en la misa de cuerpo presente.

misa_de_celso_pina_y_el_papa_103402112.jpg
El ataúd se mantuvo abierto durante la misa de cuerpo presente.
 

En el contingente hicieron causa común para despedir al músico, niños menores de 10 años y mujeres septuagenarias que recorrieron unos tres kilómetros hasta llegar cerro arriba a la casa de sus padres, en la calle octava de la colonia La Campana, donde Celso Piña se forjó como músico, ensayando en el sótano, esfuerzo que le permitiría años después subir a importantes escenarios de diversos países del mundo y dejar su nombre escrito en la historia de la música colombiana, con sello mexicano. Ahí empezó y terminó su vida.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios