Los mil y un amores de Armando Manzanero

Espectáculos 28/12/2020 09:59 Janet Mérida CDMX Actualizada 20:54
Guardando favorito...

Bastaban su voz y sus manos al piano para que las mujeres cayeran a los pies de Armando Manzanero

Coqueto, bromista y romántico, así es como Armando Manzanero se mostraba ante el público, a quien cautivaba con sus versos y hacía reír con sus bromas, siempre conectadas con ese humor y jiribilla de su tierra, Yucatán.  
 
Él mismo decía que la altura (medía poco más de 1.50) no era un impedimento para llegar al corazón de sus pretendidas, bastaba su voz, sus palabras y sus manos al piano para que ellas cayeran rendidas a sus pies.  
 
Pese a su coquetería e infidelidades, como refirió al menos su primera esposa, Manzanero siempre fue de relaciones largas, de 15 y 18 años, y la más corta de cuatro, que tampoco es poco. Casado y fuera del matrimonio, procreó siete hijos que se volvieron parte esencial de su vida. A lo largo de sus relaciones amorosas, el cantante del amor no pudo evitar ser señalado en alguna ocasión como violento. 
 
En la última etapa de su vida, Armando Manzanero tuvo una compañera de vida: Laura Elena Villa, una mujer de mirada amable, mucho más alta que él, a quien Manzanero, en algunas entrevistas, apareció tomando fuerte de la mano. 

También lee: Fallece Armando Manzanero, el "rey del romanticismo", por Covid-19
 
“El amor de mi mujer yo creo que es el amor más precioso que puede haber, la historia mía y de  mi mujer es bella, cualquiera diría que un señor de 84 años cómo le hace para tener una mujer de apenas cuarenta y tantos años, pero no, es una cosa de una historia muy grande y muy larga”, contó en una entrevista con el programa Esta noche Mariasela. 

Allí, el cantante habló de los aspectos físicos y de lo poco que importaban a la hora de conquistar. 
 

“La música es el alcahuete más grande que puede haber en el mundo, a mí me valen madre los señores de dos metros, los muy bonitos y los que salen del gimnasio y los modelos, cuando yo siento las manos en mi piano se van pal’ carajo todos”, dijo sosteniendo la mano de su esposa, a quien dijo, consentía, procuraba y trataba como una flor que regaba todos los días, sin embargo, expresó que pese a que la conocía desde hacía muchos años, casi 28, 15 de ellos no “tuvo el privilegio” de vivir con ella, pues sus planes no eran compatibles, pues ella quería una familia y él estaba en otras condiciones, por lo que durante ese tiempo lejos, ella se convirtió en madre de tres hijos que luego se convirtieron en hijos para él. 

"Me hubiera gustado cumplir 50 años de casado con María Elena"

 
Este, fue su último amor, pero no el único de su vida. Cuando tenía 15 años, conoció a su  primer amor, María Elena Arjona Torres, madre también de cuatro de sus hijos. 
 
En una entrevista con "Historias engarzadas", Manzanero contó que su noviazgo con Arjona fue de siete años, pero que la historia era triste, desgraciada. 

 

“Muy desgraciado (ese noviazgo) porque se vivía una época donde no había cierta libertad  para poder conocerse, cuando yo iba al cine, que estaba a tres esquinas de la casa de María Elena, tenía que ir con el papá, con la mamá, a veces la hermana y de repente una que otra tía o la abuela”. 
 
Por ese tiempo, la carrera de Manzanero comenzaba a despegar, era 1957 y le habían ofrecido trabajar en la Ciudad de México, por lo que se casó con María Elena y como ella misma dijo en el programa, el día que se casaron se mudaron a la Ciudad de México. 

También lee: Desde Luis Miguel hasta Maluma: Estos fueron los encontronazos de Armando Manzanero 
 
Manzanero no gozaba de la fama que hoy tiene, por eso trabajaba en todo lo que se pudiera, pero sin dejar de promover sus canciones. Fue una época de ascenso para él, de crecimiento personal, de primeros logros. En esa época conoció a Angélica María, a quien le dio una canción ícono: “Eddy Eddy”, la primera que grabó Manzanero.  

armando_manzanero_i-1.jpg
Foto: AP/Esteban Felix, archivo

En medio de ese éxito ascendente, para 1972, Armando Manzanero ponía fin a esta historia de amor, luego de 15 años de casado, una ruptura que todavía muchos, pero muchos años después, le dejaba un triste sabor de boca. 
 
“Se terminó porque a uno le gusta mucho el relajo”, dijo a Mónica Garza, pero la misma María Elena dijo a Mónica que era mujeriego. 
 

 
“Si yo me hubiera quedado en mi primer matrimonio no hubiera llegado a donde llego debido a las limitaciones que tenía la señora con la que estaba yo casado no eran para estar en un ambiente como este. Había cierto descontento. Es una de las cosas que nunca voy a poder reponer, no haber tenido la entereza y la capacidad de decir: aquí me quedo (...) me hubiera gustado, como a muchas gentes, cumplir 50 años con María Elena”. 
 

Adiós a su primer amor, bienvenida, Cristina Blum en 1972 

 
Manzanero ni siquiera sufrió cuando ella lo sacó de su vida, pero jamás salió de la de sus hijos. No pasaría mucho tiempo, es más, ni un año, para que Manzanero oficializara otro matrimonio, pues en ese mismo 1972 se casó con Cristina Blum, a quien conoció en la XEW haciendo un programa de televisión. Sin embargo, él ya había procreado a los mellizos Rodrigo y Mainca Manzanero, con una modelo peruana que, años después, le otorgaría la custodia de los menores. 

“Entre Cristina y Rubén Fuentes se hizo el señor que soy ahora”, dijo a "Historias engarzadas" refiriéndose a esta relación. Con Cristina no solo tuvo a Juan Pablo Manzanero, sino que ella abrazó a Rodrigo y a Mainca, quien hasta ahora se considera su hija. 18 años después se separó de Blume, y ni tardo ni perezoso, y como había hecho al terminar su relación anterior, decidió conquistar inmediatamente a otra mujer que, de acuerdo a Pati Chapoy, era muy parecida a Blume. 

También lee: Armando Manzanero y sus batallas en la SACM por defender compositores
 

Un nuevo amor para olvidar otro amor: Tere Papiol 

 
Pati Chapoy dijo en "Historias engarzadas" que el compositor conocía a Tere porque trabajaba en un banco con las cuentas de él y de Blum. Para Chapoy, Tere era muy parecida físicamente a Blum, con quien tuvo un matrimonio entre el 91 y el 98. 

Olga Aradillas, un amor que acabó con una demanda por violencia y en cárcel

En el 2000, el compositor se casó con Olga Aradillas, quien, cuatro años después, tras divorciarse, lo demandó por violencia doméstica. Armando Manzanero negó estas acusaciones. Los hijos del artista lo apoyaron para que él pudiera salir adelante de esta situación, al igual que sus compañeros de trabajo y amigos.  La familia metió a la cárcel a Olga por el robo de una camioneta, y después de todo ese alboroto, como siempre, Manzanero se encontró y se casó con su nuevo amor, Gloria Caballero. 

 

Un amor que duró poco: Gloria Caballero 

 
Pese a que el romance se había oficializado en enero de 2009, para la mitad de ese año, la pareja había salido en TV Notas por terminar su relación, que otra vez, no había sido un “felices para siempre”. 

Sin cansarse de los nuevos intentos en el amor, de las historias que han inspirado su música, Manzanero se volvió a casar con la que es, hasta hoy, su compañera de vida, Laura Elena Villa, quien durante el tiempo que el cantante estuvo internado por Covid, mantuvo informada a la prensa sobre su estado de salud. 
 
Padre de siete hijos, esposo de seis mujeres, Armando nunca negó la cruz de su parroquia: su coquetería y los precios que pagó por esta. Siempre quiso volver a casarse, no sólo juntarse sino casarse, pese a saber que podría venir un divorcio, después de todo, y como él mismo canta, “Contigo aprendí, que existen nuevas y mejores emociones”, tal vez esa frase fue la que lo hizo no claudicar en sus búsquedas de un amor a su medida. 

nrv

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones