Los alebrijes de Coco y calaveras de Macario, sueño hecho realidad
25 | ENE | 2020
Por más de siete décadas la familia Linares ha elaborado las figuras fantásticas. Fotos: BERENICE FREGOSO Y CORTESÍA FAMILIA LINARES

Los alebrijes de Coco y calaveras de Macario, sueño hecho realidad

03/11/2019
00:00
Janet Mérida
Ciudad de México
-A +A
La familia Linares, que trabaja en la Merced, creó las figuras para Coco y Macario; su arte se exhibe ahora en el Paseo de la Reforma

Comenzó como un sueño en la convalecencia. Allá por 1947, Pedro Linares, vecino de la colonia Balbuena en la capital mexicana, reconocido por su trabajo en la cartonería, cayó enfermo por una úlcera. Entre los sueños y el delirio, se le revelaron unas criaturas que cambiarían su vida y la de sus descendientes: los alebrijes.
 

Su hijo Felipe, ahora de 80 años, dice que tenía alrededor de nueve cuando su padre se puso mal. Cuando despertó les contó sobre esas criaturas que le parecían atemorizantes, formadas por la mezcla de varios animales y colores.
 

“Decía que los veía en el firmamento y como que se le venían encima, pero que qué podía hacer si estaba privado”. cuenta a EL UNIVERSAL.
 

“Ya cuando volvió a la realidad dijo que iba a hacer una figura de esas y empezó a hacerlos. El primero era como de cara de chango y patas de gallo. Para nosotros también era raro porque le puso unas orejotas, sus cuernos.

También lee: Paseo de alebrijes maravilla a los capitalinos

 

“Nos preguntó cómo veíamos eso y le contestamos que sí estaba feo (risas). Preguntó si lo comprarían y respondí que no sabía. Dijo que eso era lo que veía y otras figuras más feas”, narra Felipe.

alebrije-eluniversal.jpg
Su más reciente creación en el Paseo de la Reforma.
 

Cuando a los alebrijes de sus sueños les dio vida a través del cartón y la pintura se volvieron tan populares que el pintor Diego Rivera, pareja de Frida Kahlo, se hizo cliente y don Pedro comenzó a venderlos dentro y fuera de México.
 

Ahora, es casi imposible pensar en el país sin la presencia de estos monstruos.
 

Su popularidad ha sido tal que cuando se produjo la película "Coco", Disney buscó a los Linares para diseñar los alebrijes que aparecen, pues eran elemento importante de la cultura mexicana.

También lee:  Cuando los mexicanos ganaron la batalla de "Día de Muertos" a Disney 

 

Los descendientes de Pedro también hicieron unas figuras de la misma película para el parque de diversiones de Disney en Orlando.
 

“En la película participamos como el que parece como un dragoncito, (nos buscaron) por dar esa aportación a la cultura mexicana”, dice Felipe Linares, nieto del iniciador.

alebrijes-familia-linares-eluniversal.jpg
Calacas. El taller de la familia, comandado por Don Felipe, se encuentra en el barrio de la Merced. Anualmente se crean cerca de 30 alebrijes.
 

Con Del Toro

Cuando Guillermo del Toro, director de "La forma del agua" y "El laberinto del fauno", inauguró su exposición At home with monsters en Los Ángeles, California, también incluyó el trabajo de esta familia.
 

“Los asistentes van a encontrar cosas muy bonitas de México, como un pequeño altar a los luchadores, alebrijes (que son) figuras de papel maché de la familia Linares, así como dibujos de Ernesto El chango García Cabral…”, indicó el realizador tapatío esa vez.
 

Antes de que Pedro conociera los alebrijes en sueños, se dedicaba a la cartonera, hacía judas de papel y carrizo para las fiestas de Semana Santa, águilas, piñatas y demás.

También lee: Guillermo del Toro, un creador de monstruos con corazón humilde
 

El oficio lo enseñó a sus tres hijos y estos, a su vez, compartieron con los nietos de Pedro. Todo ese trabajo lo realizaban en su casa, muy cerca del mercado de La Merced, donde hasta hoy sus descendientes siguen laborando.
 

Cuando se hizo "Macario" en 1960, con Ignacio López Tarso en el protagónico y dirigida por Roberto Gavaldón, la producción también buscó a los Linares para hacer las calaveras que salen en las escenas.
 

“Nos llevaron a ver unas escenas, yo nomás vi donde hay hartas velas. Donde se le va a apagar su vela a Don Ignacio”, cuenta Felipe.
 

Él fue el primero en seguir la profesión de su padre.
 

“Empecé a hacerlos pero ya no como los hacía mi papá, sino que comencé a meterles escamitas, puntos con colores más coloridos, verdes, rojos”, apunta el creador.

alebrije_eluniversal.jpg
Varios animales se integran para formar un alebrije.
 

La lucha

Don Pedro no alcanzó a registrar el nombre alebrijes como suyo, pero sus hijos se encargaron. Ellos son los únicos que pueden usar legalmente el nombre. Figuras similares se llamarían tonas.
 

Cuentan que han tenido un largo recorrido para que se reconozca a la familia como creadora de estos seres, pues existe gran confusión entre su obra y los de Oaxaca.

Estos últimos, precisan, son de madera y normalmente son un solo animal, mientras que los alebrijes son multiformes y de papel.
 

Actualmente los Linares tienen tres creaciones expuestas en la Ciudad de México como parte de la exposición de alebrijes: Us-Peepen-Kelmut (elefante), Chitam Jonon (cerdo) y el Pli-Art (pájaro).

 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios