La historia de la misteriosa mansión que aparece en "La Maldición de Bly Manor"

Aunque la historia de misterio y terror de la serie está ambientada en Inglaterra, la producción no fue rodada en dicho país

"La Maldición de Bly Manor"
Foto: Especial
Espectáculos 17/10/2020 16:02 Europa Press Actualizada 16:02

La misteriosa mansión de "La Maldición de Bly Manor" es un personaje más en la ficción de Mike Flanagan. Y aunque la historia de la serie de Netflix está ambientada en Inglaterra, la producción no fue rodada en dicho país. Sin embargo, Henry James sí se inspiró en una mansión encantada real para escribir "Otra vuelta de tuerca", la novela en que se basa la serie.

El escritor se inspiró en Hinton Ampner, una casa situada en Hampshire (Inglaterra) y que supuestamente estaba maldita. En 1765, la familia Ricketts se mudó a Hinton Ampner; sin embargo, casi de inmediato, tanto la familia como el personal de la casa aseguraron que habían sido testigos de sucesos espeluznantes durante la noche como inexplicables portazos, sonidos de pasos e incluso la aparición de figuras fantasmales.

maldicion_bly_man.jpg
Foto: Especial 

En 1772, la familia Ricketts se mudó. La propiedad fue demolida en 1893. En la novela, Bly Manor está ubicada en Essex.

Aunque la historia de "La maldición de Bly Manor" sucede en Inglaterra, la ficción fue rodada en su mayoría en los estudios Bridge de Vancouver (Canadá). Algunas de las escenas de jardines y exteriores se filmaron en Central Park (Burnaby, Canadá).

Pero eso sí, la fachada principal guarda un gran parecido con la casa que aparece en la miniserie "Rose Red" de Stephen King. Esta producción se filmó en Thornewood Castle, en Washington.

El colosal edificio es ahora un hotel y es un recinto muy popular para actividades nada tétricas o misteriosas, como la celebración de bodas y eventos. El hotel tiene un pequeño balcón en uno de los lados de su fachada, que se parece mucho al lugar donde Dani ve al fantasma de Peter Quint por primera vez.

 

"Traté de hacer decorados que fueran bonitos, un lugar donde te gustaría vivir o visitar. No traté conscientemente de hacerlo espeluznante. Hay algunos, como el sótano o el ático, que son más aterradores. En la casa de cualquiera, nadie realmente quiere ir ahí, a menos que ya lo hayas convertido en una sala de juegos o algo así. Realmente no quieres ir al ático. Vas a hacer lo que sea necesario y huir de allí", explicó Patricio Farrell, diseñador de producción, a Refinery29.

rad 

Comentarios