Cuando Reynaldo Rossano pasó del veto a ser consentido

Alfombra Roja
16/07/2018
00:01
Alfombra Roja
-A +A

Cuando Reynaldo Rossano pasó del veto a ser consentido.

Reynaldo Rossano recordó que fue hace casi dos décadas cuando conoció al productor Reynaldo López. Venía de Azteca y buscando trabajo contactó al equipo de Televisa. En cuanto López vio su trabajo, le preguntó si podían comenzar a grabar el lunes. “¡Sí!”, respondió el comediante, pero ese lunes nunca llegó porque Rossano estaba vetado por haber estado antes en Azteca, “y veto de los de antes”, que duró un año, precisó el actor. El productor no quitó el dedo del renglón y pasado ese tiempo lo volvió a buscar. Desde entonces han hecho mancuerna para llevar el humor a la tv.
 

Cancelan segunda entrega de La doble vida de Estela Carrillo.

Los ajustes y cancelaciones de uno que otro proyecto son parte de la moneda corriente en Televisa en los últimos tres años. Uno de esos fue La doble vida de Estela Carrillo, telenovela producida por Rosy Ocampo y que, a su salida de la empresa, se quedó sin la segunda temporada que ya estaba prevista. Los fans aún le preguntan a Ariadne Díaz por ese proyecto y ella ha tenido que romperles el corazón con un “se canceló”. Sara Corrales también se quedó sin continuidad. La actriz había sido presentada con bombo y platillo para estar en la segunda temporada de la telenovela. A Corrales, sin embargo, eso no le quita el sueño, pues es de las pocas que tienen contrato de exclusividad y ahora será parte del elenco de Mira quién baila.
 

Penélope Menchaca tendrá Buena fortuna.

Después de haberle cancelado su programa en Azteca, tras 20 años de haber estado fuera de México y quedar a la deriva, Penélope Menchaca está emocionada porque por fin aprobaron y está por comenzar a grabar su programa de concursos Buena fortuna; ya tiene la emisión de prueba, va por Azteca y sólo le falta la asignación de la fecha, que será este mismo año, aunque la conductora se lo toma con calma por aquello de “del plato a la boca se cae la sopa”.
 

Billy Rovzar es adicto al trabajo y al celular.

Adicto al trabajo y al celular. Billy Rovzar no deja de trabajar en teatro, tele y plataformas digitales, y aun con todos sus compromisos, no despega el celular de sus manos, ya sea para tomar una llamada, para transmitir alguna conferencia de prensa en la que está presente o para tomarse selfies con sus compañeros. El productor ha aprendido a sacarle provecho a su teléfono sin importar el lugar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS