Amanda Miguel, recuperada y feliz | El Universal
16 | SEP | 2019
Amanda Miguel, recuperada y feliz
La cantante había tenido un problema en las cervicales. “La pasé difícil”. FOTOS: JOSÉ JORGE CARREÓN. OCESA

Amanda Miguel, recuperada y feliz

26/08/2019
00:07
César Huerta Ortiz
-A +A
En su concierto en el Auditorio Nacional, dijo que volverá a componer música

[email protected]

Luego de haber pasado por fuertes problemas de salud, que la obligaron a cancelar presentaciones, Amanda Miguel volverá a escribir música.

El compromiso lo hizo en el Auditorio Nacional, durante el concierto que ofreció la noche del sábado, donde cantó con su hija Ana Victoria y fue grabada en celular por su marido Diego Verdaguer.

La intérprete de canciones como “El me mintió” y “Hagamos un trato” recuperó la presentación que canceló en mayo pasado, cuando informó que debía la rehabilitarse de articulaciones y músculos del área de las cervicales.

“Saben que este show se pospuso porque no me sentía bien de salud, pero con Dios, el amor de mi hija y marido, de mi familia, la música y ustedes, salí”, dijo durante la segunda parte de la velada.

“La pasé difícil, ¿pero saben?, crecí, veo la vida diferente. Les prometo que pronto me sentaré a escribir nueva música, ¡se los debo!”

Minutos antes Amanda había hecho dueto con su hija Ana Victoria, quien también fungía como productora del show, en “Mi buen corazón”. Y desde la cuarta fila frente al escenario su Diego aplaudía y alzaba el celular.

La velada la inició enfundada en un vestido blanco y pasos medidos como un gato, llegando al micrófono y, al tomarlo, alzando el brazo.

“¡Es la definición de señora!”, se escuchó en uno de los palcos del Auditorio Nacional.

“¡Amores, qué alegria que estén aquí, esto es una fiesta!”, escuchó como respuesta esa persona.

Diecinueve músicos y tres coristas, con una pantalla central en que se proyectaban animaciones y videos fue la primera vista de Amanda al llegar a su territorio.

La nacida en Argentina hace 63 años, pero creada artísticamente en México en la década de los 80, se inclinó levemente con los brazos cruzados sobre el pecho, para agradecer a su público en “Castillos”.

Y para demostrar que su cuerpo ya está bien, subió a una tarima donde la esperaba un piano y unos lentes que de inmediato se puso.

De ese sitio, salió un medley que incluyó “Eso se llama amor”, “Cenizas” y “Así como hoy”.

Después invitaría a alguien del público para interpretar “A mi amiga”, acompañada de dos copas.

Laureano Brizuela estuvo también como invitado para interpretar “Amándote” y “Sueños compartidos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios