Al cantante Pablo López ya lo habían dejado morir en 2016

Pese a que el cantante ganó el concurso "México tiene talento", vivió momentos difíciles luego de su triunfo

Al cantante Pablo López ya lo habían dejado morir en 2016
Foto: Instagram
Espectáculos 19/10/2021 19:37 Araceli García Actualizada 19:37
Guardando favorito...

Así lo recordaba EL UNIVERSAL tan sólo dos años después de que el cantante del metro se coronara como ganador del programa de Tv Azteca "México tiene talento". 
 
Fue el 12 de diciembre del 2014 cuando Pablo ganó el concurso en el que había cautivado con su voz a figuras como Ximena Sariñana. Días antes de su triunfo relataba a este diario que no había podido regresar a trabajar al metro porque había operativos; tampoco en Coyoacán podía cantar porque necesitaba un permiso para trabajar en la vía pública.
 
A ese cantante al que ni en la calle dejaban trabajar, Ximena Sariñana llegó a decirle: "Abres la boca y derrumbas el escenario, cualquier escenario en el que te pares, sea el metro, sea 'México tiene talento' o el Internet, lo derrumbas". 
 
El cantante también conocido como Jahvel Johnson ganó un premio de un millón de pesos y lo que sucedió después no fue un cuento de hadas. Parte del dinero lo invirtió en una gira que no llegó y sólo grabó un disco: había firmado con Sony Music un contrato por cuatro álbumes, pero el presidente de la compañía, Roberto López, le otorgó 50 mil pesos para que se recuperara económicamente y la facilidad de tener acceso al máster de su grabación, dado que no le grabararían los otros tres discos. 

En 2016, entonces con su esposa y una niña de cuatro años, el cantante ya no tenía dinero y el sueño de ser una estrella también se había ido. Explicaba que para la quincena tenía 7 mil pesos y debía pagar renta, luz y agua. 

Lee también: Cinco momentos conmovedores de Pablo López

"Ya me quedé en la calle. La gente va a pensar que me di los grandes lujos, pero que vayan a mi casa a verlos porque no los hay, comentaba.

“A pesar de que ahorita ya estoy a situación calle, por lo menos estoy libre y puedo empezar a trabajar como si el premio que gané fuera en balde y ni tanto porque yo le debo a hacienda 338 mil pesos todavía. Tengo que trabajar para pagar esa deuda, no creo que nadie me vaya a ayudar”.

Sin embargo el músico seguía agradecido con TV Azteca por abrirle las puertas y levantar su imagen y con la compañía Sony, por darle su apoyo artístico. Señalaba que en ese momento no tenía conocimiento de su contrato con Azteca, el cual terminaría aproximadamente en 2018, sólo tenía que estar pendiente por si lo llamaban porque aunque era producto Azteca no lo manejan. 
 
"Participar con ellos es propaganda gratis para mí y me apunto”.
 
El músico estaba acostumbrado a que la vida lo pateara pues recordaba que venía de la calle. Sobre Sony sólo tenía buenas palabras:
 
“A final de cuentas Sony cumplió porque me grabó, el problema no es con ellos. Yo creo que no lograron lo que esperaban de mí ni yo lo que esperaba de ellos, no me vieron como un producto rentable”.
 
Pero también Westwod le puso el pie. Recordaba que se unió a la compañía para representarlo y le pidieron invertir en una gira que no tuvo porque al parecer frenaron su imagen y ya sólo esperaban que firmará una carta de deslinde sin devolverle el dinero invertido. 
 
“Se me prometió una carrera artística y no la vi, ¿me ha visto en promoción o shows? Quizás haya otros proyectos que impidieron que yo saliera a trabajar, me vieron como producto pequeño, u otras cosas ganaban más atención y a mí me fueron echando de lado, realmente no sé.
 
“Quizás se debe a la ignorancia. Ellos (Westwood) no te aclaran de qué tiempo disponen, su negocio es que el artista esté dispuesto a la hora que ellos lo llaman, pero si saben que no hay nada, ¿por qué no te lo comunican y entonces te dedicas a invertir? Me trajeron semana tras semana llamándoles y preguntando; la vida avanza y el dinero no invertido te lo comes”.
 
El lugar en el que nació, el metro, tampoco pudo ser su refugio cuando seguía atado a sus representantes y disquera pues tuvo prohibido regresar para no "quemar la imagen".

El cantante buscaba en junio de 2016 retomar su carrera, pero al parecer no lo logró. 

Lee también: Pablo López, sin el millón y sin el Metro

En su canal de YouTube llamado Jahvel Johnson Vevo, con poco más de 26 mil suscriptores, sólo hay diez videos del que parece ser su álbum y que fueron subidos hace seis años. En su cuenta oficial de Instagram dejó de publicar en marzo de 2020 y apenas tenía poco más de 700 seguidores. 

 

Pablo, que se hizo viral por cantar en el Sistema de Transporte Colectivo Metro, murió este 18 de octubre a los 51 víctima de un infarto, tan sólo a un mes de que su hija muriera. “Sé que con trabajo, con fe en Dios y con el apoyo de ciertas personas puedo salir adelante. Aunque pudiera decir todos los detalles, creo que ya es agua pasada porque a todo artista le llega un momento que se mete en un trato que no le es conveniente. Esto fue como mi novatada, prefiero tomarla así. Ya aprendes y ya te ubicas. No me conviene hablar mal, ¿qué gano con eso?”, decía en junio del 2016 cuando estaba por comenzar un trabajo en el bar Sixtie’s, de Insurgentes.

melc

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios


Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes