Otro coctel explosivo en el PAN

Raúl Rodríguez Cortés

Rafael Moreno Valle no solo ambiciona la candidatura presidencial del PAN y, por supuesto, ganar las elecciones de 2018 para sentarse en la silla del águila. También pretende que su esposa, Marta Erika Alonso, sea la próxima gobernadora de Puebla, además de primera dama.

En esa dirección es que la pareja poblana amarra alianzas y saca del camino a potenciales adversarios blanquiazules, incluso afectando otras candidaturas que para el PAN son estratégicas, como la de Josefina Vázquez Mota en el Estado de México.

El viernes pasado, el Congreso de Puebla inhabilitó por doce años para ejercer cargos públicos y multó con 25.5 millones de pesos, al ex alcalde de la capital del estado Eduardo Rivera Pérez por irregularidades en la Cuenta Pública de 2013.

La Auditoría Superior del Estado (ASE) había dictaminado antes que, de los 411.6 millones de pesos revisados en diciembre pasado como parte de un proceso administrativo, Rivera Pérez solo pudo aclarar el destino de 123.6 millones, por lo que se le atribuyó no haber solventado deficiencias administrativas por 288.3 millones y generar un daño patrimonial por 12.7 millones. Las principales irregularidades de las que se le responsabiliza están relacionadas con la cancelación de pagos sin justificar y opacidad en el destino de ingresos derivados de conceptos como el impuesto predial.

La inhabilitación y multa fue avalada por 32 diputados locales, todos ellos afines al ex gobernador Moreno Valle. Solo tres votaron en contra y dos se abstuvieron.

El proceso contra el ex edil poblano sigue en el ámbito de lo administrativo, pues la Fiscalía General del estado no tiene hasta ahora ninguna investigación de carácter penal, según confirmó este reportero.

Rivera Pérez fue presidente municipal de Puebla de 2011 a 2014 y fue un alcalde incómodo para el entonces gobernador Moreno Valle, pues, además de no plegarse a sus disposiciones, siempre mantuvo su carácter de contrincante político al interior del panismo local y nacional.

Su carrera lo ha convertido en un fuerte contendiente del PAN a la gubernatura de Puebla en 2018 y es ahí donde choca con Marta Erika Alonso de Moreno Valle, quien como primera dama consolidó su influencia política en el estado. Su candidatura la empezó a construir desde la presidencia honoraria del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia y continúa en ese proyecto desde la dirigencia del PAN en el estado, donde ha colocado a alfiles como Israel Mancilla y Gabriel Marcos Moreno, dos de sus principales operadores políticos. Además dejó al frente del organismo público descentralizado “Ciudad Modelo Audi” (uno de los cargos más codiciados de la nueva organización estatal), a su ex secretario particular y ex director del DIF local, Jorge David Rosas. También cuenta con posiciones importantes en el congreso del estado y en la legislatura federal.

La inhabilitación del ex alcalde ha sido interpretada en la política local como una burda maniobra de Moreno Valle y su esposa para descarrilar sus aspiraciones políticas. En ese sentido se expresaron el lunes pasado instituciones como la Ibero Puebla, la Universidad Anáhuac, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Popular Autónoma del estado y la Coparmex. Advirtieron en un desplegado: “Lamentamos esta resolución que se aprecia como un acto de persecución política en contra del ex alcalde”. Y ya lo dice la máxima no escrita de la grilla nacional: en política, lo que parece es.

Pero esta decisión hace carambola a nivel nacional, pues resulta que el ex alcalde poblano Rivera Pérez fue nombrado por el líder nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya, como representante del comité ejecutivo nacional del PAN en el Estado de México, en donde tiene importantes responsabilidades en la campaña política de Josefina Vázquez Mota, quien recibe así otro fuerte golpe en sus aspiraciones, ya colocada, como dio a conocer la más reciente encuesta de EL UNIVERSAL, en el tercer sitio de las preferencias electorales mexiquenses, superada por el priísta Del Mazo y la morena Delfina Gómez.

Y más aún: el ex alcalde Rivera Pérez es el representante de Margarita Zavala en Puebla.

Como verá usted, se trata de todo un coctel explosivo.

 

INSTANTÁNEAS: 1. MAFIA. No es una coincidencia que un mes antes de la detención en Florencia del ex gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington haya sido capturado en Ciudad Madero, Giulio Perrone, uno de los jefes más buscados de la mafia napolitana. Alguna relación con Perrone deberá desvelarse, aunque los vínculos documentados del Cártel del Golfo y Los Zetas (organizaciones criminales a las que se asocia al ex gobernador de Tamaulipas) son con la mafia de Calabria, conocida como la Ndrangheta, la organización delictiva más rica del mundo, dirigida por las familias Coluccio y Aquino en Nueva York, y la familia Schirripa en Italia. Por esta última habría sido ocultado Yarrington en Florencia.

2. LA HUÍDA hacia Morena de políticos de otros partidos alcanzó al PRI y al PVEM. En el mitin de AMLO realizado el domingo en el Monumento a la Revolución, fueron vistos los diputados Paola Gálico Félix Díaz y Alejandro Armenta. ¿Los llamarán a cuentas sus dirigencias?

3. NOMBRAMIENTO. Ernesto Revilla fue designado en días pasados economista en jefe para América Latina del banco global líder Citigroup. Revilla se incorporó a Citibanamex en 2015, después de desempeñarse doce años en la Secretaría de Hacienda, donde llegó a ser jefe de la Unidad de Política Fiscal y economista en jefe. El destacado economista mexicano desempeñará su nuevo cargo en Nueva York.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios