TPP en la opacidad

Alberto Barranco

A menos de tres meses de cerrarse la negociación para abrir el escenario al Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica, conocido como TPP, las bases empresariales están ayunas de información sobre el alcance de los compromisos y afectaciones del país en el concierto que involucra a 11 naciones

A diferencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, donde el “cuarto de junto”, es decir la asesoría del sector privado en la negociación, estaba atiborrado de figuras y de noticias, hoy el espacio está semidesierto.

Quien encabeza la asistencia a las negociaciones oficiales es el empresario textilero Moisés R. Kalach, con la presencia de Juan Gallardo, Eduardo Solís y Benjamín Grayeb.

Lo grave del caso es que el marco del acuerdo en el que caben, además de Estados Unidos y Canadá, Japón, Malasia, Australia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Chile, Brunei y Vietnam, borraría prácticamente la potestad del TLCAN al quedar subordinado al nuevo escenario.

En la ruta de lo “oscurito”, se ha prohibido a las asociaciones de laboratorios químico-farmacéutico, similares y conexos, pronunciarse sobre uno de los puntos polémicos de la negociación que coloca en peligro la producción de medicamentos genéricos.

Como usted sabe, éstos representan 80% del cuadro básico constituido como eje para el abasto de fármacos a las instancias de salud pública en el país.

La pretensión de Estados Unidos, a título de protección de la propiedad intelectual, es extender la vigencia de las patentes.

Y como usted sabe, los medicamentos genéricos se producen justo con base a las sustancias activas de aquellos que agotaron su patente, es decir el derecho de exclusividad como cosecha por la investigación.

El plazo, de acuerdo a lo previsto en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, es de 20 años.

La carambola le pega de lleno al gran público, dado que este tipo de fármacos representa la alternativa para la población de menores ingresos ante la reducción drástica en su costo.

La pretensión de la nación de las barras y las estrellas es extender la vigencia de las patentes; aumentar la producción de datos clínicos y estrechar la vinculación de los registros con éstos, lo que en inglés se denomina linkage, cuyo cóctel no solo retrasaría la posibilidad de fabricar genéricos, sino colocaría en la escena el fantasma de la “perennización”, conocido en Estados Unidos como evergreening.

Estamos hablando de patentes a perpetuidad. La paradoja del caso es que el grito en el cielo no sólo lo había dado al interior del país la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos que agrupa a 52 firmas de capital 100% mexicano, sino su similar en Estados Unidos.

Ésta le planteó un pliego petitorio al representante comercial de su país en las negociaciones, Michael Froman.

En otro ángulo, está en el centro de la discusión la posibilidad de que el contenido nacional en contratos de obra pública obtenidos por compañías de los países en el llamado por sus siglas en inglés TPP, se reduzca de 60% a 30%.

La idea de reforzar al TPP surgió de tres países, Nueva Zelanda, Chile y Vietnam, ante la negativa de Brasil, Rusia y China de incluirlos en un bloque mercantil.

El segundo de los países le planteó la idea a la Casa Blanca, quien vio en la alternativa la posibilidad de contrarrestar el poderío chino.

Al encuentro se sumaron naciones con Japón, cuyo potencial automotriz amenaza la hegemonía de México en el mercado de Estados Unidos.

La tercera llamada está por llegar.

Balance general. Sin hacerlo oficial, el presidente Enrique Peña Nieto ratificó de facto, la permanencia de Agustín Carstens como gobernador del Banco de México, cuya gestión se agotaba en noviembre próximo.

La institución en lo general y el funcionario en lo particular fueron los únicos que recibieron una felicitación explícita en el marco del mensaje presidencial con motivo del tercer informe de gobierno.

En una reciente gira al Reino Unido de la Gran Bretaña el Ejecutivo había dejado en suspenso la decisión, lo que había provocado incertidumbre de cara a los mercados.

Criticada la estrategia del Banco Central de forzar, vía subasta de dólares, el equilibrio en la cotización peso-dólar, lo cierto es que el funcionario se ha mantenido en la línea del dogmatismo financiero-cambiario.

Silencio en la cúpula. En un ejercicio más de exceso de cautela, la Secretaría de Hacienda le prohibió a la cúpula empresarial revelar los detalles de la reunión realizada el jueves pasado de cara a la pretensión de laxar la reforma fiscal.

Al evento acudieron no sólo el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, sino los de la mayoría de los organismos adheridos a éste.

Como usted sabe, la reversa se centra en tres alternativas: regresar la posibilidad de deducción inmediata de las inversiones y la que aplica para prestaciones extraordinarias de las empresas a los trabajadores, ayuda de renta, despensa, educación o transporte.

Adicionalmente, se plantea una reducción de dos puntos en la tasa del Impuesto sobre la Renta.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, le había anunciado a los legisladores priístas que no habría movimiento alguno en el escenario fiscal de cara al 2016, es decir no más impuestos, no más tasas, ni posibilidad de reversa.

Consumatum est. Finalmente se oficializó la entrada en escena formal de la reforma energética al firmarse los contratos con las empresas Sierra Oil and Gas, Tales Energy y Premier Oil, quienes explotarán el bloque dos de la primera licitación en el marco de la llamada Ronda Uno.

Por el Estado se estampó la firma del presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda Medina, actuando como testigo el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Los contratos alcanzan 36 años, prorrogables en dos periodos de cinco cada uno.

Velitas. Quien celebró el fin de semana 20 años de operaciones en el país es la firma alemana T-Systems, encabezada por Federico Casas Alatriste. La compañía se mueve en el campo de tecnologías de información y comunicaciones, ofreciendo servicios para decenas de empresas del planeta en sectores como el automotriz, manufacturero, financiero, consumo y salud.

Con sede en Puebla, la firma es filial del gigante teutón Deutsche Telekom.

Su nómina es de mil 500 empleados de alta especialización.

A nivel global tiene 47 mil 800 plazas.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios