Se encuentra usted aquí

Los documentalistas del Bronx

05/03/2016
01:54
-A +A

Déjenme contarles de un lugar en donde se hace, se ve y se debate fotografía documental, muy arriba de nuestro continente; específicamente, en el Bronx, al norte de Manhattan, donde casi nadie sube.

Se trata del Bronx Documentary Center, fundado, entre otros, por Michael Kamber, un fotoperiodista de primera. Kamber trabajó para The New York Times entre 2002 y 2012 cubriendo conflictos en Irak, Afganistán, Liberia, Sudán, Somalia, Congo y otros países; cuando salió de Afganistán en 2011 regresó al Bronx con la idea de crear un espacio educativo para el periodismo de alta calidad y trabajo documental. Compró un edificio abandonado en el Bronx y en tres años llevó a más de 10 mil personas a visitar su galería. Un éxito de gestión cultural pues.

El Centro permite a los jóvenes del Bronx conocer y hacer fotografía con una mirada sin prejuicios. La misión del Centro contempla una galería sin fines de lucro y un espacio educativo para los residentes locales, este espacio cuenta con el apoyo de la Ciudad de Nueva York y de otros patrocinadores que pretenden apoyar a las comunidades marginadas del Bronx.

Pero la apuesta no sólo va por el autoconsumo, es un Centro abierto al mundo, donde frecuentemente se invita a otros profesionales para intercambiar puntos de vista con su gente, para conocer otras realidades y compartir experiencia con todos los miembros de dicho espacio.

Para quienes creemos en la fuerza de lo documental y el poder de la fotografía para construir comunidad, difundir nuevas narrativas y exponer injusticias, este lugar es una joya.

El próximo 10 de marzo se presenta una exposición y charla con el fotógrafo italiano Fabio Bucciarelli, de quien es la foto en la presente columna; este fotógrafo ha pasado más de cinco años documentando las causas y consecuencias de la mayor migración de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Sus imágenes documentan las historias de aquellos que han huido de las guerras en Siria, Libia, y Afganistán. Es un gran trabajo.

Michael es la esencia de este Centro, su entrega y dedicación son admirables; The New York Times lo nominó en dos ocasiones para el Premio Pulitzer. Por eso, si van a Nueva York en estos días, no dejen de visitar el Bronx. Es un ejemplo de tenacidad, profesionalismo y visión fotográfica, que le vendría bien como modelo a nuestra comunidad cultural.

Si la fotografía documental en México se queda en la élites, su impacto será igual a cero.

@MxUlysses

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN