Se encuentra usted aquí

Un excelente Premio Planeta

Todo esto te daré de Dolores Redondo, es una seductora novela publicada por esa casa editorial en noviembre de 2016, en Barcelona, España, que navega sobre tres aspectos presentes en la sociedad contemporánea
03/01/2017
01:52
-A +A

En 2016 el Premio Planeta fue otorgado a Todo esto te daré de Dolores Redondo, una seductora novela publicada por esa casa editorial en noviembre de 2016, en Barcelona, España, que navega sobre tres aspectos presentes en la sociedad contemporánea: la relativa aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo, la costumbre del poder de las clases privilegiadas y la cultura de una región de Galicia que nos despierta las ganas de conocerla y probar las delicias culinarias y vitivinícolas que la caracterizan. De entrada debo decir que es una novela negra, nos encontramos con el teniente de la Guardia Civil Nogueira y al novelista Manuel Ortigosa, inmersos en una investigación sentimental de un caso cerrado. Lucas, un sacerdote bastante alivianado, se convierte en parte del equipo y vivirán de revelación en revelación hasta descubrir que, “la certeza es alivio momentáneo, porque la verdad es siempre excesiva,” y no poco dolorosa.

“La única cosa capaz de sustraer del mayor sufrimiento a un hombre bueno es el dolor ajeno”, expresa Dolores Redondo, que nació en Donostia-San Sebastián, España, en 1969 y es una novelista de respeto, que cuenta y cuenta y cuenta y uno se prende de su voz porque eso tiene, sabe contar y sus historias son interesantes, porque surgen de una novelista libre que sabe mirar la realidad y cómo si tal cosa nos lleva de capítulo en capítulo incrementando nuestro interés por el misterio, siempre al acecho del suceso inesperado que nos revele pistas de por dónde seguir, aunque sabemos que esas pistas son falsas y son punto relevante del arte de contar; “escribir surge de la necesidad humana, de la penuria del alma, de un hambre y un frío por dentro que sólo se calma, temporalmente, escribiendo”, reflexiona Ortigosa en un momento en que pretende explicarse lo que es este arte tan arduo y comprometedor.

Una mañana, en su casa en Madrid, Manuel recibe la visita de dos guardias civiles que le dicen que su marido, Álvaro Muñiz de Dávila, ha muerto en un accidente de carretera. Queda conmocionado. Este evento tan aterrador se convierte en la puerta a un universo paralelo en el que Álvaro era miembro de una poderosa familia gallega y era marqués de Santo Tomé; además tenía una madre arpía, un hermano muerto y uno vivo, dos cuñadas, un sobrino encantador de tres años, una cocinera que lo adoraba, y una marca de vinos y otra de gardenias que demostraban que era un ser muy especial; pero estaba muerto y él con una herida muy grande porque se siente engañado, ¿por qué Álvaro lo marginó de esa parte de su vida si llevaban quince años de matrimonio feliz? Justo es uno de los ejes de la novela. Nogueira, que odia a los Muñiz de Dávila, y que se jubila justo dos días después de la muerte de Álvaro, será el guía de Manuel en una novela en la que no faltan las mujeres hermosas, los antros nocturnos, las gardenias aromáticas y los misterios sobrenaturales que son complemento de la realidad y son parte de la literatura de Dolores Redondo.

Penetrar una familia que lo rechaza requiere de algo más que encanto, y Manuel avanzará con dificultades muy serias ante ese oleaje que amenaza con destruirlo, pero no se dará por vencido; poco a poco, la actitud de Nogueira tendrá una explicación, lo mismo que la de Lucas. Mientras eso transcurre, nos brotan las ganas de conocer el vino de la Ribera Sacra, y esos bocadillos que los gallegos sirven siempre con los tragos. La manera en que la iglesia es aliada de las familias de rancio abolengo queda una vez más a descubierto y cómo puede ser utilizada para lo horrible y lo agradable. Se revela un contubernio que está más allá de la tradición y el decoro. Lástima.

El premio Planeta ha sido otorgado a muchos de los escritores más importantes de nuestra lengua; es sin duda un reconocimiento muy valioso y celebro que el jurado haya distinguido a una autora que ya es un nombre significativo en la literatura española contemporánea, y a una novela negra, para regocijo de los numerosos lectores del género. Un aspecto que me gusta mucho de Dolores es que escribe desde su femineidad y la trasciende; uno sabe que hay una mujer detrás de esa trama tan perfectamente tejida, sin embargo, el desarrollo de su prosa es potente y asexuado. Evidentemente, hay marcas de las que la buena literatura puede prescindir sin menoscabo. Y no tengo dudas, Todo esto te daré les dará buenos y emocionantes días en el principio de 2017, lo que les traerá una mejor suerte, ya me contarán.

Elmer Mendoza. Escritor, Culiacán, Sinaloa. Estudió Letras Hispánica (UNAM). Imparte literatura, creación literaria, programas y conferencias para fomentar hábito de la lectura.

Comentarios