Reto en la megalópolis

Editorial EL UNIVERSAL

A partir de hoy queda atrás la aplicación del Hoy No Circula total, que tenían que acatar todos los automovilistas de la zona metropolitana sin importar el año de su vehículo. Ahora podrán volver a circular aquellos autos que posean calcomanía cero o doble cero, y es previsible que la movilidad en la ciudad recupere los niveles de saturación previos.

Las crisis de contaminación vividas semanas atrás parecen ya muy lejanas. La llegada de la época de lluvias contribuyó a que actualmente los índices hayan disminuido y por tanto no sean un tema que esté en la opinión pública. ¿Se aprovechará esta temporada para completar las acciones que eviten que se repitan los escenarios vividos este año?

La situación de emergencia sirvió para que numerosas voces (autoridades, expertos y ciudadanía) expresaran puntos de vista sobre el tema y ofrecieran opciones de solución al problema. Se trató de un asunto que movilizó a gobiernos de las entidades del centro del país y a la autoridad federal. Como resultado, hace algunas semanas se modificó el sistema de verificación vehicular: se hizo más estricto para que sólo aquellos vehículos que verdaderamente se encuentren en buenas condiciones puedan circular sin restricciones.

De acuerdo con una encuesta que publica hoy EL UNIVERSAL, más de la mitad de los entrevistados desconoce que entran en vigor nuevas normas para la verificación y alrededor de dos terceras partes no cree que vayan a ayudar a reducir la contaminación ni que con ello se erradique la corrupción en los verificentros. En efecto, la medida que opera desde hoy difícilmente resolverá por sí sola la contaminación. Aunque hay puntos que pueden contribuir a mejorar la situación ambiental como detener a vehículos ostensiblemente contaminantes e incluir al transporte federal en las normas de verificación. Sin embargo, aún se esperan acciones complementarias de las autoridades para que el control de contaminantes se realice de manera integral.

La adopción de medidas drásticas en los meses pasados causó malestar ciudadano e incluso pérdidas en algunos sectores. Los comerciantes de la Ciudad de México estimaron en casi 17 mil millones de pesos el costo del Hoy No Circula ampliado, pues varias de sus unidades no podían circular.

Hasta ayer casi un millón de autos diarios dejaba de transitar, hoy varios cientos de miles se sumarán a las calles. ¿De qué forma se garantizará movilidad?

Para lograr los resultados que se buscan simplemente se requiere que la ley se cumpla, que la corrupción no permita infringirla. ¿Habrá control de ello en los verificentros?

Las respuestas a estas y otras preguntas las podrán responder los capitalinos en su actividad diaria.

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios