¿Adiós, trabajo infantil?

Editorial EL UNIVERSAL

Un nuevo programa gubernamental está por publicarse en el Diario Oficial de la Federación. Se trata del Programa Nacional para Prevenir y Erradicar el Trabajo Infantil y Proteger a los Trabajadores Adolescentes en Edad Permitida. Si México desea romper el ciclo de la pobreza, se había tardado en actuar para eliminar el trabajo infantil, uno de los principales factores que reproducen una vida de carencias.

Cuando los más pequeños de una casa se ven en la necesidad de utilizar sus horas libres para dedicarlas a laborar y contribuir con el ingreso familiar, empiezan a alejarse de la escuela, de la cual difícilmente volverán a ser parte. La falta de una educación formal les cierra en automático la posibilidad de librarse de una vida de sobrevivencia, que muy probablemente replicarán sus hijos.

En este momento, de acuerdo con el Inegi, hay 2.5 millones de niños que trabajan en el país. En 2013, la tasa de ocupación de la población de 5 a 17 años de edad era de 8.6%; de ellos, 67.4% son niños y 32.6% son niñas.

¿Dónde están? ¿Cuál es su condición familiar? Los datos ya están en poder del gobierno federal. Eso podrá facilitar la eliminación del problema, pero acciones complementarias tendrán que tomarse para evitar que resurja. Hay una labor de concientización que debe ponerse en marcha entre el sector privado para evitar la contratación de mano de obra infantil, y asimismo entre las familias del país para que comprendan que apartar a los menores del estudio nunca será la mejor decisión. Es en esta parte donde la autoridad debe intervenir para apoyar al menor a que concluya sus estudios sin que eso signifique un agravamiento en las condiciones sociales de la familia. El otorgamiento de becas durante todo el periodo educativo del menor debe ser una condición necesaria.
De acuerdo con lo que adelanta a EL UNIVERSAL el subsecretario de Previsión Social de la Secretaría del Trabajo, el programa atenderá lo establecido en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, así como a las recomendaciones emitidas por el Comité de los Derechos del Niño, del 8 de junio de 2015.

¿Será el fin del trabajo infantil? El resultado sólo será visible en unos años, pero no será nada fácil. Para que el programa tenga éxito se requiere una coordinación que pueda exigir a los tres niveles de gobierno vigilancia y sanciones para quienes contraten a menores, al sector privado la demanda de no considerar a niños para tareas productivas, y un trabajo con la sociedad con el fin de que privilegie enviar a sus hijos a la escuela en lugar de enviarlos a trabajar.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios