¿Tenemos agua de calidad?

Editorial EL UNIVERSAL

¿Cuántas personas beben agua directamente de la toma que llega a sus casas?

Por las cifras —de Euromonitor International— que colocan a México como el principal consumidor de agua embotellada, seguramente son muy pocos lo que confían en la calidad del líquido que reciben en sus hogares.

De acuerdo con una nota que publica hoy EL UNIVERSAL, el problema principal del agua en México no es de abasto, sino que obedece a otros factores.

En el país 95% de la población recibe agua potable en sus casas y México es el segundo país en América Latina, después de Brasil, que más invierte en infraestructura para agua potable y drenaje, con 13 mil millones de dólares en tres años.

Ante esos números, todo indica que hay autoridades que no han entendido que no basta llevar el líquido a los domicilios, sino que es necesario garantizar sus condiciones sanitarias para consumirlo sin desconfianza. El artículo 115 de la Constitución establece que la responsabilidad de proveer agua potable y drenaje a la población es de los municipios, donde la situación es bastante desigual. De acuerdo con el ex director de Conagua José Luis Luege hay municipios que cuentan con servicios de excelencia, como en Monterrey, así como en los estados de Baja California, Chihuahua, Aguascalientes, Querétaro y Coahuila. En el resto, muchos organismos municipales no cuentan con los estándares mínimos para asegurar la calidad del agua.

Pero la calidad no basta. Se requiere tenerla sin falta dentro de las casas. Todos los días son cientos o miles de personas en las ciudades que se quejan de la falta de servicio. Sin ir más lejos, en colonias del Distrito Federal las demandas de abasto son un asunto común en zonas donde la cobertura es de 100%. Esto es producto de otro de los problemas que enfrenta el servicio: el mantenimiento de las redes. Cifras oficiales estiman que 38% del agua potable se pierde en los sistemas de distribución. Las fugas son frecuentes, debido a la corta vida útil de los productos con los que se construyeron.

Aunque haya sido superado ya el abasto y de la calidad, otro problema puede surgir en los hogares si los depósitos carecen de mantenimiento y limpieza. Aquí se encuentra un riesgo pocas veces atendido, pues la calidad puede perderse por la falta de atención en el hogar.

México es un país afortunado por contar con amplia disponibilidad del recurso, pero como población debemos preguntarnos si tenemos agua de calidad: contar con el recurso las 24 horas del día, 100% potable, sin fugas; siendo de esta manera, pocas zonas del país son afortunadas. Contar con un líquido de calidad es una demanda poco común y no debe ser así.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios