DF: seguridad y evaluación

Editorial EL UNIVERSAL

Las señales que están enviando las autoridades de seguridad en el gobierno capitalino parecen tener más el cariz de acción reactiva que preventiva. Hace unas semanas un policía presenció el asalto que sufría un automovilista en la avenida Constituyentes, por lo que disparó contra los maleantes hiriendo a uno, que días después murió. Posteriormente, el propietario de un bar en la colonia Condesa fue asesinado frente al establecimiento; las versiones de que fue víctima de una venganza de una banda del crimen organizado por no pagar la cuota de extorsión comenzaron a correr; las investigaciones continúan y aún no se define el móvil del hecho.

Ambos casos recibieron amplia cobertura en diarios, radio, televisión y redes sociales; en respuesta, la Secretaría de Seguridad Pública inició un operativo en la mencionada vialidad para disminuir los asaltos a automovilistas, tan frecuentes en esa zona. El sábado por la noche el procurador Rodolfo Ríos recorrió la Condesa para acercarse a los dueños de restaurantes y bares y escuchar sus preocupaciones. Ayer los empresarios de esa colonia se reunieron con el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera. Prontas respuestas ante situaciones de inseguridad. ¿Obedece lo anterior a que se trata de hechos mediáticos? ¿Es una respuesta de funcionarios ante el anuncio del mandatario capitalino de que evaluará a todos los integrantes de su gabinete y aquellos que reprueben dejarán el cargo? Lo deseable es que la respuestas sean negativas.

En materia de seguridad la población de la capital requiere acciones las 24 horas del día, sin que se baje la guardia y no que respondan únicamente a situaciones específicas. Los operativos no deben limitarse sólo a aquellas zonas más frecuentadas por la clase media. Delegaciones como Gustavo A. Madero e Iztapalapa, que usualmente se ubican en los primeros lugares de índices delictivos en registros oficiales, también están a la espera de que a sus calles lleguen decenas de elementos en vigilancia permanente para disminuir los ilícitos. ¿Hará falta un hecho que atraiga la atención de los medios para que se ponga en marcha un operativo similar?

EL UNIVERSAL publicó ayer una encuesta en la cual las corporaciones policiacas que operan en el Distrito Federal obtuvieron la mejor calificación desde 2005. Hace 10 años 67% de la población tenía una opinión mala o muy mala de sus elementos, ahora “sólo” 51%. El porcentaje que tiene una buena o muy buena opinión aumentó de 21% a 30% en el mismo periodo. No hay actualmente mejor oportunidad para afianzar estos datos. Sea como reacción, prevención o actos para conservar el puesto, la capital del país merece una atención permanente. La población se lo merece.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios