Esta es la mujer de Amajac que tomará el sitio de Colón

Tras las críticas, autoridades de la Ciudad de México seleccionan ahora una figura de la cultura huasteca, hallada en enero pasado, para que su réplica sustituya al conquistador en Reforma

Esta es la mujer de Amajac que tomará el sitio de Colón
La escultura hallada en Veracruz, pertenece, posiblemente, al periodo Posclásico Tardío (1450-1521 d.C.), según especialistas. Foto: Cortesía INAH
Cultura 13/10/2021 02:43 Antonio Díaz Actualizada 09:43
Guardando favorito...

La señora de Amajac, una escultura descubierta apenas en enero pasado, que mide 2 metros de altura y es del  Posclásico Tardío (1450-1521 d.C.), fue seleccionada por autoridades de la Ciudad de México para que ocupe el espacio del Monumento a Colón en Paseo de la Reforma.
 
El 10 de octubre de 2020, sin previo aviso, autoridades capitalinas retiraron las figuras de bronce de Cristóbal Colón y de los frailes Pedro de Gante, Bartolomé de las Casas, Juan Pérez de Marchena y Diego de Deza, para ser restauradas. Después informaron que se haría una consulta para decidir el futuro de las esculturas, eso no sucedió y casi un año después, el 5 de septiembre, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que en lugar del Colón sería instalada Tlali, obra de Pedro Reyes.

El anuncio de Sheinbaum generó críticas y para el 14 del mes pasado, la funcionaria reculó e indicó que el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en Espacios Públicos de la Ciudad de México (Comaep) definiría la obra para reemplazar a Colón, para la “descolonización” del Paseo de la Reforma.

Ayer, en el marco de los 529 años de la llegada de Cristóbal Colón a América, Sheinbaum dijo que una réplica de la señora de Amajac ocupará el lugar del conjunto escultórico.

Se trata de una pieza arqueológica encontrada el 1 de enero de este año, en una parcela de César Cabrera Cruz y su compadre, Alejandro Céspedes, en la comunidad de Hidalgo Amajac, municipio de Álamo Temapache, Veracruz.

Tres días después, autoridades locales pidieron apoyo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), relató en entrevista María Eugenia Maldonado Vite, investigadora del Centro INAH-Veracruz, quien realizó el salvamento arqueológico.

La doctora en arqueología detalló que se trataba de una escultura de 2 metros de largo. Tan solo la figura humana mide 1.45 m de pies a tocado, y la espiga, 55cm. El ancho máximo es de 49 cm y el espesor promedio es de 25 cm.

También pudo determinar que estaba en buen estado de conservación y planteó que se trataba de una figura de la cultura huasteca: “La confirmación de esa propuesta no va a ser necesaria, porque geográficamente, la zona de Tuxpan (donde se halló), se considera parte de la huasteca. Además, la pieza tiene un aspecto que tienen el resto de las esculturas huastecas femeninas. La diferencia —y por eso decimos que es única— es que su tocado no es propio de la región, pero tiene la vestimenta y  en el pecho tiene un pectoral llamado oyohuali, presente en otras figuras de la región”.

A la escultura se le ha dicho “joven” o “señora” de Amajac. En realidad, dice la arqueóloga, la pieza representa a una mujer joven porque se le comparó con otra pieza de una anciana que está en una posición más jorobada. Además, en este caso se caracteriza por tener  “los pechos erguidos, una característica de la mayoría de las diosas de la fertilidad”.
 
Otra propuesta de Maldonado Vite fue que la señora de Amajac habría pertenecido a una élite, porque de acuerdo con códices, las personas de alto rango portaban de forma cotidiana tocados. Aunado a ello, su falda tiene un paño en la parte frontal con un nudo: “Todos estos atributos, sus ornamentos, como el oyohuali, las especies de pulseras que porta en cada una de sus manos y su tocado nos dan la certeza de que no era un atuendo de un personaje común”.

Amajac, un sitio sin explorar

El 4 de enero, en medio de la segunda ola de Covid-19 en México, María Eugenia Maldonado Vite logró llegar a la comunidad de Hidalgo Amajac, situación que la investigadora calificó como un primer reto, pero no fue el único, porque hubo que emprender un trayecto de varias horas para comprobar que se trataba de una pieza auténtica.  

“De Veracruz, donde está la sede del Centro INAH, a Amajac son entre cinco y cinco horas y media en vehículo”, dijo la arqueóloga. Una vez que llegaron, pudieron constatar que se trataba de una pieza prehispánica que estaba en medio de un asentamiento, con estructuras arqueológicas, materiales dispersos y algunos otros restos que aparentemente fue una talla de otra escultura, algo que para poder confirmarlo, se requerirá de un trabajo de exploración.

Por el momento no hay un proyecto específico para estudiar el sitio donde fue encontrada la señora de Amajac: “Apenas estamos en la propuesta de un proyecto integral, con un objetivo específico para poder tener más información además de la escultura, sino registrar a detalle el sitio. En la zona de la huasteca hay innumerables fragmentos (antiguos) dentro de los terrenos de cultivo y las comunidades, estos están en riesgo porque desconocemos qué cosa hay, pero en las comunidades y parcelas hay mucha información sobre la importancia de los restos arqueológicos”, dijo la especialista.

La gran cantidad de vestigios que hay en esa región, señaló, se debe a que no ha sido estudiado a profundidad: “En el 47 hubo un arqueólogo estadounidense que pasó por ahí y dijo que Hidalgo Amajac tenía un sitio arqueológico, pero su material es resguardado por el Museo de Historia Natural de Estados Unidos y no ha salido a la luz pública. Sólo hubo un recorrido, no hubo registro, croquis y un seguimiento a detalle”.

Con respecto a la señora de Amajac, añadió Maldonado Vite, no se prevé que le realicen estudios próximos y especificó que no se le pueden realizar de radiocarbono, porque se obtendrá la datación de la roca, no de la escultura, aunque, sí podría estudiarse el tipo de piedra que es para determinar su origen.

La señora de Amajac fue trasladada a la Ciudad de México para que formara parte de la exposición La Grandeza de México, en el Museo Nacional de Antropología, después regresará a su lugar de procedencia donde permanecerá.

“En la localidad ya se vio y autorizó un recinto específico para alojar esta escultura, fue una petición de los miembros de la comunidad desde su hallazgo. Se tuvieron reuniones con el presidente municipal porque había la intención de hacer un museo en el municipio; sin embargo, iniciar un museo es un trámite bastante tardado y se aceptó que César Cabrera, dueño de la parcela donde se halló, fuera quien resguardara la pieza”, dijo la arqueóloga.

En tanto, las autoridades capitalinas no informaron cuándo se realizará la réplica de la señora de Amajac ni cuándo será instalada y tampoco cuándo será retirado el basamento del Monumento a Colón. Diego Prieto, director del INAH, dijo que se trabaja en un proyecto con la Secretaría de Obras de la Ciudad de México para remover el basamento. 

2 METROS de largo mide la escultura. La figura humana mide 1.45 m de pies a tocado. El ancho es de 49 cm.

Frase

cult_maldonado_vite_131002277.jpg

“La pieza tiene un aspecto que tienen el resto de esculturas huastecas femeninas. Su tocado no es propio de la región, pero sí la vestimenta”. María Eugenia Maldonado. Investigadora INAH-Veracruz.

Lee también: AMLO coincide con Beatriz Gutiérrez Müller: si no hay razas es inconcebible el racismo

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios