Cuando Yoko Ono visitó el Museo Tamayo y fue recibida por 2 mil personas

"Para mí este encuentro con ustedes es muy especial, es la primera vez que visito México", dijo la artista en 1997, durante un encuentro con fans, en el que respondió preguntas sobre su arte y John Lenon

Cuando Yoko Ono visitó el Museo Tamayo y fue recibida por 2 mil personas
Yoko Ono en el Museo Tamayo. Foto: Hemeroteca El Universal
Cultura 04/12/2021 15:58 Redacción México Actualizada 15:58
Guardando favorito...

En 1997, Yoko Ono visitó por primera vez México. La artista y viuda de John Lenon viajó a la capital para presentar su muestra "Ex-It", la cual era expuesta en el Museo Tamayo.

Su presencia hizo que se congregaran más de 2 mil jóvenes a las afueras del recinto ubicado en Chapultepec

Ante la multitud, Ono dio declaraciones y respondió preguntas de fans, muchas de ellas sobre John Lenon.

Lee también: La carta en la que Trotsky escribió sobre sus “diferencias personales” con Diego Rivera 

"Creo que a veces los periodistas no tienen nada de qué escribir, entonces les gusta hablar y escribir sobre algo que sea creativo", fue su respuesta a un cuestionamiento sobre un proyecto de Lenon en el que ella participó. 

yoko_ono_mexico_.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

El arte vale por lo que comunica: Yoko

5 de octubre de 1997

Más de 2,000 jóvenes en la inauguración de “Ex It”, en el Museo Tamayo

Elda Maceda

¡Yoko!, gritaba uno de los más de 2000 jóvenes, de edad o de espíritu, que se encontraban en el patio de las esculturas del Museo Rufino Tamayo. En respuesta la artista agitaba la mano derecha haciendo la V, en el gesto que sobrevive hasta nuestros días.

Un joven agitaba un cartel con la imagen de John Lenon, otros levantaban discos en los que aparecía el beso de Ono y Lenon y otro más mostraba un libro sobre el Beatle desaparecido.

“La vida puede ser larga o puede ser corta. Para mí cada encuentro es muy importante y para mí este encuentro con ustedes es muy especial, es la primera vez que visito México, ustedes son las primeras personas que conozco aquí y esto es muy significativo”, dijo Yoko Ono para recibir en seguida un aplauso prolongado. 

Sobre su obra “Ex-it” constituida por una serie de ataúdes de madera desnuda -grandes y pequeños- de los cuales surgen árboles, pero hasta que caminó por ese bosque de ataúdes de los que surgen árboles comprendió el efecto emocional de la obra.

“Cuando caminé entre los ataúdes fue como si toda la historia de la humanidad pasara por mi mente y esa es la manera en que siento acerca de esta obra. Esta escultura expresa regeneración y los árboles representan vida”, explicó.

Mientras era observada por un joven parecido a John Lenon que portaba unos lentes redondos, Ono manifestó que se ve a ella misma como una artista, por supuesto -precisó- que antes de ser artista es un ser humano, una mujer. 

“Pienso que una obra de arte solamente vale por lo que en un momento dado puede llegar a comunicar, no porque sea cara ni tampoco porque sea calificada por un crítico de arte. Es una manera para decir hola a todos ustedes y compartir la vida y su realidad. Es solamente tratar de estrechar las manos con ustedes y decirles hola y es una manera de reafirmar que todos somos seres humanos y por lo tanto no importa cuan diferentes sean nuestras vidas, estamos todos en el mismo barco”, argumentó en otro momento.

La artista plástica afirmó que se expresa en diferentes medios y que considera que su trabajo creativo es algo que le viene desde arriba, la atraviesa y pasa dentro de ella.

Obviamente, continuó, hay una parte muy grande de mí en cada trabajo.

Lee también: Esto dijo Diego Rivera a EL UNIVERSAL sobre su supuesto romance con María Félix

Un joven que portaba una chamarra negra con el letrero “The Beatles” miraba sin parpadear a Yoko Ono, mientras ella desentrañaba ante la multitud sus procedimientos para crear: 

“Quizá sea un poco extraño, pero siempre intento mantener mi mente libre en lugar de tenerla llena hasta el tope y cuando esto ocurre llega a mí toda clase de inspiración auditiva y visual. Cuando esto ocurre sé exactamente qué tengo que hacer con ellos y trato de no limitar las imágenes con mi intelecto o con mi juicio y exteriorizarlas de la manera en que están siendo concebidas, porque muchas veces no sé qué significan sino hasta mucho después de haber sido creadas”.

Después de comentar que toda inspiración creativa, no solamente la propia es un regalo, la expositora, vestida con pantalón y blusa negros y saco rosa, planteó que podemos dividir el mundo en dos: uno que es de paz en la calle y el segundo de la guerra en la calle.

yoko_ono_mexico_2.jpg
Foto: Hemeroteca El Universal

“Mientras que financieramente la guerra en la calle sea el camino más viable, habrá guerra, así es que no podemos ser críticos y hacer juicios los unos a los otros. Aquellos que están en la industria de la paz, sólo deberíamos tomarnos de las manos, bendecirnos entre nosotros y esperar que triunfe la industria de la paz”, expresó Ono.

El micrófono, que viajaba por el sillerío dispuesto en el patio para llegar a quienes levantaban la mano para hacer una pregunta, de pronto se instaló en uno de los pasillos, donde se congregaban ya quienes deseaban hacer una pregunta.

Un hombre recordó alguna canción de John Lenon, en que dice que la vida es aquello que sucede mientras uno hace planes, para luego preguntar sobre lo más importante para Yoko Ono en su vida.

La respuesta fue “Lo más importante es recordar siempre que estamos juntos. Somos una mente un cuerpo, o una sola mente con distintos cuerpos separados. Somos parte de un todo. Cuando ustedes están tristes yo estoy triste. Nadie puede ser totalmente feliz cuando el mundo sufre, porque nosotros somos animales, tenemos instintos y sentimos en un nivel inconsciente cuando ustedes están tristes yo estoy triste. Nadie puede ser totalmente feliz cuando el mundo sufre, porque nosotros somos animales, tenemos instintos y sentimos en un nivel inconsciente cuando alguna parte de nuestro cuerpo sufre. Es muy importante saber que estamos juntos, porque juntos podemos sobrevivir y también sentirnos nosotros mismos y curarnos a nosotros mismos y curar al mundo a través de nuestras mentes”.
 

A la pregunta sobre cuánto obtuvo por el guión que vendió para hacer una cinta biográfica sobre John Lenon, Ono expresó:

“No vendí un guión. Creo que a veces los periodistas no tienen nada de qué escribir, entonces les gusta hablar y escribir sobre algo que sea creativo. No vendí el manuscrito. No recibí ningún dinero”.

Sobre el mismo tema, Ono añadió que muchas de las cosas que intentó hacer fueron criticadas inclusive antes de que las iniciara. “Si quiero hacer una película, cuando lo haga, no me sentiré intimidada por lo que ustedes piensen acerca de ella. Haré esta película cuando yo la quiera hacer. Esto se aplica a todo mi trabajo, sólo lo hago porque me siento inspirada para hacerlo. Quizá tenga un manuscrito algún día, si esto sucede sé que estará bien y será bueno”. 

Sobre su vitalidad para sobrevivir, Yoko Ono afirmó: “La pasada década sentía que estaba trabajando debajo del agua, como si me estuviera ahogando. Esto es una historia muy común. Por mi hijo sentí la necesidad de ser fuerte, es tan simple como esto. A partir de allí usé toda mi fuerza y mi poder para sobrevivir y mi actividad artística me ayudó a lograrlo”. 

La exposición “Ex-It” que viene a México dentro de la Semana de Valencia en México fue inaugurada por Gerardo Estrada, director del Instituto Nacional de Bellas Artes.

fjb

Comentarios