Alcoholismo juvenil, la tragedia silenciosa

Paola Félix Díaz

A todos los mexicanos:
“Ya es juebebes”…“a darle que es beviernes”… “vamos a la p…" es el fraseo popular que se escucha con mayor frecuencia entre la población juvenil, pero que en realidad esconde una de las tragedias sociales con mayor costo social, cultural y humano en México. El alcoholismo es un grave problema y si no hacemos algo para frenar su incremento, nuestra población adolescente y juvenil pagarán cada vez más las consecuencias.

Fuera de moralina o conservadurismos, la sociedad mexicana está padeciendo un serio problema de consumo de alcohol y esta práctica la asumen como algo “normal” las nuevas generaciones que, en sus adolescentes a partir de los 12 años y en mayor medida mujeres, encuentran a sus principales víctimas.

La pregunta que tenemos que hacernos no es cuándo comenzó este deterioro del tejido social -niños y niñas que inician el consumo de bebidas alcohólicas a partir de los 10 años- sino qué hemos hecho en todo este tiempo, cuántas medidas preventivas, de control y vigilancia sanitaria y administrativa han sido consensuadas y aplicadas para rescatar a esa población joven de las garras del alcoholismo.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017, los nuevos datos de la problemática se central en una “normalización” del pre-copeo entre la población de entre los 12 a los 29 años, actividad que lleva a un menor de edad a consumir entre 4 y 5 copas antes de una actividad social formal, como salir al “antro”, acudir a una fiesta o reunirse con sus amigos, en donde continúan el consumo de bebidas alcohólicas.

El famoso pero dañino pre-copeo aumentó en ese periodo 19 por ciento en menores de edad y un 30 por ciento en la población entre 18 a 29 años. El consumo de destilados se incrementó un 10.6 por ciento en menores.

Al mismo tiempo, el consumo de cerveza se elevó 11.7 por ciento en mujeres adolescentes y la ingesta de bebidas enlatadas un 12.6 por ciento. Un 26.8 por ciento de mujeres entrevistadas en la encuesta revelaron que consumieron bebidas alcohólicas para disminuir ansiedad o estrés.

Este hecho, sumado a un evidente relajamiento de las medidas de control y supervisión en casa, así como en la venta de este tipo de bebidas en establecimientos abiertos o cerradas -tientas de autoservicio o comercios al menudeo- ha provocado que la población juvenil con problemas de alcoholismo haya aumentado de forma alarmante.

Los números que arrojan ejercicios demoscópicos, como los que revela la encuesta de referencia, son tajantes: el 70 por ciento de la población en México ha consumido alguna bebida alcohólica, y de ese universo el 20 por ciento consumió alcohol excesivamente, por lo menos una vez en el último mes a la fecha del levantamiento de información.

No solo eso, ahora existe una mayor tolerancia al consumo de bebidas embriagantes dentro del propio seno familiar, revela la encuesta elaborada por el Comisión Nacional Contra las Adicciones, en las que intervinieron, entre otras instituciones la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública.

Llegó la hora de abrir los ojos. Autoridades, legisladores, padres de familia, responsables de la educación pública y privada, pero sobre todo los jóvenes de México, dirigentes de grupos sociales y ONG, debemos sentarnos a establecer las iniciativas, leyes y reglamentos, códigos de conducta y construcción de material informativo, para frenar esta tragedia silenciosa.

Podemos comenzar por darles más información y mejor atención a los hijos adolescentes. Comenzar por casa, pues.

El tamaño del desafío está a la vista.

La Organización Panamericana de la Salud reveló que los jueves, viernes y sábado por la noche, alrededor de 200 mil automovilistas se movilizan bajo la influencia del alcohol. Y cada año mueren aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos, relacionados con el consumo de alcohol.

Esto hace que México ocupe el séptimo lugar a nivel mundial por muertes en accidentes de tránsito.
 

Activista social y titular del Fondo Mixto de Promoción Turística de la CDMX.
Twitter: LaraPaola1
Guardando favorito...

Comentarios