Día de muertos: celebra la vida y la muerte

OTRAS
25/10/2015
00:00
-A +A
A través de este blog deseo proporcionarte ideas útiles para tu vida diaria. Cada post te ayudará a comprender un conflicto emocional diferente y a vislumbrar opciones de solución.
OTRAS

En México, el 2 de noviembre se celebra el Día de Muertos, pero la festividad comienza desde el día anterior. Es una fecha en la que se cree que las ánimas de los difuntos vuelven para disfrutar de la comida ofrecida por sus familiares. Es una fiesta tradicional en la que se tiene la creencia de que los difuntos conviven con la familia para consolarlos y confortarlos por la pérdida.

La ofrenda hecha a los fallecidos incluye alimentos, agua, calaveras de azúcar decoradas, bebidas alcohólicas como tequila y mezcal, objetos personales, incienso, flores de cempasúchil, objetos que recuerdan al finado, papel picado de varios colores y, por supuesto, una foto de la persona fallecida. La instalación del altar de muertos es un ritual anual realizado con gran devoción.

 

El ritual: una ayuda emocional y psicológica

Los rituales son actividades que, mediante símbolos, ayudan a la expresión de emociones e ideas acerca de una persona o de un evento en su vida. Es un acto voluntario cargado de cierta intención, en este caso la de honrar a los extintos.

El ritual de la creación de un altar de muertos:

  • Contribuye a mitigar el dolor por la ausencia de un ser querido
  • Ayuda a conectar el mundo externo con el interno, el de las sensaciones y emociones; es un descanso de la rutina, del pensamiento lógico y estructurado
  • Invita a utilizar algunas de las funciones del hemisferio cerebral derecho: el arte, la imaginación, la fantasía, la creatividad y esto es muy enriquecedor
  • Facilita la conexión con la vida al hacernos conscientes del cambio y las transiciones propias de ésta
  • Ayuda a procesar sentimientos de enojo y resentimiento con el extinto
  • Es fuente de sanación emocional, pues favorece la despedida y resolución de asuntos pendientes.

 

Disfruta de los beneficios del ritual

La instalación de la ofrenda del día de muertos es una actividad de la que se pueden derivar todos los beneficios arriba mencionados. Para asegurar su efectividad, este ritual debe prepararse con cuidado y respeto, tomarse el tiempo necesario para realizarlo.

Se podría pensar que el ritual de la ofrenda del día de los difuntos en México deprime o entristece a las personas por el recuerdo de la pérdida y el dolor asociado a ésta. Pero, en general, no sucede así, dado el carácter festivo de la celebración. Además, se ha concluido, en investigaciones realizadas en diversas universidades, que quienes utilizan rituales personales y privados logran recuperarse más rápido de una pérdida.

Aquí el punto más importante es hacer de este ritual algo personal y lleno de sentido. No puede ser una actividad efectuada de forma mecánica, sin dotar de significado a cada uno de los objetos utilizados. Por ejemplo, un pequeño instrumento musical puede representar la alegría de la persona fallecida; un lápiz o un dibujo, su creatividad; unas monedas, su generosidad. De esta manera, los objetos simbolizan cualidades personales.

 

Estar plenamente presente

Con el fin de hacer el montaje de tu ofrenda del día de muertos mucho más significativo y pleno de sentido, te propongo la siguiente idea, inspirada en un ritual propuesto por Suzanne Pinard en su libro Del otro lado de las lágrimas:

  1. Antes de comenzar la creación de la ofrenda, cierra los ojos y toma unas cuantas respiraciones profundas. Esto te ayudará a estar más en contacto contigo mismo y tus sensaciones y, por tanto, más presente en el acto.
  2. Si te parece adecuado, pon un poco de música. Puede ser la que te recuerda a la persona a quien dedicas el altar, o bien, música relajante.
  3. En la foto del difunto, míralo a los ojos y di su nombre. A continuación, enciende una primera veladora (ésta representa el pasado) y expresa lo que te faltó decirle en vida. Permite las sensaciones y emociones, no las detengas. Tú sabrás cuándo ha sido suficiente de estas emociones.
  4. Prende una segunda veladora (ésta representa al presente). Toma un objeto y sé consciente de qué cualidad del difunto representa. Recárgalo sobre tu pecho. Abre tu corazón y llénate de esa cualidad. Siente cómo, a través del recuerdo, sigue viviendo. Luego, colócalo en la ofrenda. Haz lo mismo con un segundo objeto.
  5. Enciende una tercera veladora (ésta representa tu esperanza del futuro). En silencio o en voz alta, como desees, haz un compromiso de vida: “Tú ya no estás en este mundo, pero yo sigo viviendo y construyendo mi vida cada día” o “Yo todavía estoy vivo y tengo mucho por hacer”. Si así lo deseas, ofrécete a honrar sus cualidades a través de tus acciones.
  6. Celebra la vida. Come o bebe algo en honor a tu ser querido fallecido. De preferencia hazlo en compañía de amigos o familiares.

Estas ideas te pueden reconfortar y son además una forma de mostrar aprecio aun estando separado de quien ya murió.  Eso es lo más importante, saber que siempre habrá una relación entre ustedes, a través del recuerdo, aun estando separados.

 

Comenta, pregunta, sugiere, discute, argumenta, comparte, cuestiona, explica,  consulta, interroga, objeta, replica. Sígueme en @vjimenezmx. Sígueme en facebook.com/vjimenez67. Lee mi libro Cómo simplificar tu vida.

 

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

29 de September de 2017 12:00
30 de June de 2017 04:38
05 de May de 2017 05:48

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Tiempo de bien estar

You are here