De mundo a mundo

Se encuentra usted aquí

Trump, Irán, Australia y el odio al mundo

En tiempos de amenazas y “demostraciones de fuerza”, donde hace falta encontrar enemigos para fortalecer la posición interna, donde “ser una estrella” parece el mejor comentario que puede hacer el presidente Trump sobre su nuevo Secretario de Estado y lo siguiente es lanzar una amenaza velada a Irán “han sido puestos ‘sobre aviso” les dice en Twitter.
02/02/2017
10:08
-A +A

En tiempos en los que parece que el sinsentido, la discriminación y el odio han ocupado el lugar de privilegio en los discursos por encima de la democracia, la inclusión y la multilateralidad. En tiempos en que se incrementa el odio a lo diferente, especialmente al Islam y al mundo musulmán. 

 

En tiempos en que las prohibiciones de viaje para ciudadanos de seis países empezaron creando caos, divisiones entre familias, una prohibición para viajeros de países cuyos ciudadanos nunca han tenido ninguna relación con ataques terroristas en territorio estadounidense (Irak, Irán, Somalia, Sudán, Siria y Yemen).

 

Tan sólo en un día, Trump amenazó a Irán, peleó con Australia y dejó en claro que el objetivo de su gobierno es la supremacía, racial -sea lo que sea que eso signifique en el mundo actual-, militar y nuclear. 

 

En tiempos de amenazas y “demostraciones de fuerza”, donde hace falta encontrar enemigos para fortalecer la posición interna, donde “ser una estrella” parece el mejor comentario que puede hacer el presidente Trump sobre su nuevo Secretario de Estado y lo siguiente es lanzar una amenaza velada a Irán “han sido puestos ‘sobre aviso” les dice en Twitter.

En el mismo día, censuró las protestas de estudiantes de la Universidad de Berkeley en contra de la conferencia de un líder supremacista, amenazando con retirarles fondos federales y aludiendo por otro lado a la “libertad de opinión”, sin notar la hipocresía e incongruencia de su propia declaración. 

Horas antes abrió un nuevo frente con Australia, con cuyo Primer Ministro, Malcolm Turnbull sostuvo una conferencia telefónica y con tuvo al parecer una rencilla por no querer cumplir un acuerdo para aceptar 1250 refugiados de aquel país. En twitter lo llamó “dumb deal”.

Tal parece que el nuevo presidente de Estados Unidos está empeñado en pelear con el mundo, en aislar a su país en todos los aspectos y en fortalecer una estúpida ideología de supremacía racial (y misógina) que, en última instancia, podría llevar al mundo a una tercera guerra mundial.

De Mundo a Mundo, un blog para contar realidades de aquí y de allá. Un espacio para comentar, debatir y construir sobre nuestro México hasta el fin del mundo. Ideas de la actualidad internacional y,...
 

COMENTARIOS