Suscríbete

Cómo intentar conquistar a una cougar...

2
... sin parecer naïve
OTRAS
09/09/2015
00:00
-A +A
De vuelta a las andadas en la era de WhatsApp, Tinder y Snapchat. Escritora y periodista. Promotora de abrir la mente y liberar la palabra… y el cuerpo. Divorciada y mamá de dos adolescentes. Autora...
OTRAS
  1. Lo definido no debe incluirse en la definición, ¿recuerdas esta regla de la definición lógica? Por la misma razón, nunca de los nuncas le digas a tu cougar que quieres estar con una cougar y aprender de ella.
  2. Mucho menos acompañes tu explícita y desatinada petición con el emoticón de un felino o con un rugido: Grrrrrr. #FAIL
  3. Que tú quieras una maestra no necesariamente significa que ella quiera un aprendiz. Es preferible cuando tanto la enseñanza y el aprendizaje se dan de manera recíproca y espontánea, cuando ambos reciben y, a la vez, aportan. Si lo que buscas son lecciones específicas, mejor págalas.
  4. Claro que la posibilidad de iniciación puede ser vista como un privilegio. De alguna manera, cierta falta de tablas conlleva un atractivo, siempre y cuando el graduado aprenda rápido. Esto puede potenciarse si la mujer reniega de los hombres que tienen demasiada experiencia o son muy buenos en lo que hacen porque la lleva a sospechar sobre cómo han llegado hasta ahí.
  5. Los años no siempre implican experiencia y esta misma puede ser relativa: ¡un espejismo! He escuchado a las versiones masculinas decougars (llámense raboverdes, zorros plateados u hombres interesantes) hacer alarde sobre sus historiales íntimos, aunque, a la hora de la hora, lo suyo lo suyo sea acostarse boca arriba y recibir: de honoris causa a Back to basics. . . Mmm, como que algo no checa.
  6. Dicho lo anterior, confía más en otros factores como soltura y osadía, rendimiento y fuerza o la combinación que rara vez falla: chispa, química y tensión.
  7. Toma en cuenta que el Enséñame puede generar el efecto contrario: que la supuesta maestra se sienta usada u obligada, que desconfíe de lo que sabe y quiere mostrar y, en el momento de la verdad, resulte que no sabe tanto o está nerviosa y Don Juan es Doña Inés.
  8. En relación con el punto previo, tampoco hay que dejarse engañar: por más inquieto o ávido de contagiarse de experiencia, el cachorro o supuesto discípulo no necesariamente sabe menos ni estará completamente receptivo.
  9. Ya se dijo: los años no indican experiencia. En este sentido, la dinámica de cachorro-cougar, alumno-profesor, amo-esclavo (ustedes elijan) no necesariamente se basa en la diferencia de edades. La sumisión al poder o el ejercicio del mismo puede establecerse según la posición laboral o intelectual, mediante control verbal o físico, fantasías, parafernalia y disfraces. . .
  10. Y la última, aunque no menos importante: No siempre parecer un pato, nadar como un pato y graznar como un pato hacen a un pato. Si visteanimal print y te lleva algunos o varios años, no significa que sea cougar o, para fines prácticos, no significa que sea tu cougar

 

Ropa suelta y Ayotzinapa

Llama la atención que los paleros y nostálgicos de tan cuestionada y fallida verdad histórica insistan en dar carpetazo y mirar hacia atrás aun cuando el mismo Presidente haya dicho que la investigación continúa y avale la realización de un nuevo peritaje.  

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

08 de February de 2017 03:55
19 de January de 2017 04:00
07 de December de 2016 04:04
27 de November de 2016 05:31

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Al desnudo
El sexo es cultura

You are here