¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

Análisis espacial como herramienta para el estudio del comportamiento del delito

14/08/2017
00:00
-A +A

En los últimos años se han logrado avances significativos en cuanto a la seguridad ciudadana, sobre todo si recordamos los índices de violencia con los que contaba el estado en 2011 y 2012, sin embargo, la incidencia de ilícitos continúa siendo elevada, teniendo una evolución en cuanto a sus modalidades y escenarios, donde están incluidas estructuras delincuenciales articuladas, corrupción, adicciones y otros escenarios nada o muy poco favorables para la disminución de estas cifras.

Con un panorama tan cambiante y el incremento de fenómenos delincuenciales que afectan la percepción de seguridad, es necesario crear una nueva metodología que permita tener una descripción de la criminalidad registrada, con el objetivo de tener conocimiento del delito y contribuir a la generación de políticas públicas circunscritas a características específicas de cada región.

Los estudios determinan cuál es el comportamiento del delito durante el transcurso de un periodo, es decir, si aumenta o disminuye con el intervalo de éste, pero el comportamiento por sí solo no tiene una respuesta. Es por ello, que el Observatorio Ciudadano de Cuauhtémoc comienza a realizar los ejercicios de análisis espacial del delito, con la finalidad de generar estrategias de prevención focalizadas a la evidencia de estos elementos, mismas que puedan ser adoptadas por los tres órdenes de gobierno, así como organismos no gubernamentales, en áreas prioritarias y de interés general.

El trabajo consiste en analizar la relación existente entre el delito y otros factores que pueden ser un detonante de la violencia, como lo son: características sociales, demográficas, urbanísticas, culturales, salud, económicas, entre otras. La labor debe estar definida por diversas hipótesis sobre el origen y causa de la violencia para determinar si existe una correlación espacial y/o temporal del comportamiento.

En un contexto más amplio, se puede lograr identificar espacios vulnerables y zonas potenciales de riesgo, además de definir el grado de urgencia en el ejercicio de acciones para combatir la inseguridad y exclusión social, dando sustento a los planes, proyectos y programas que se estén realizando.

Propiamente, en el municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua, se realiza un análisis espacial de los delitos[1], y desempleo[2] y marginación urbana[3], donde la marginación da cuenta del fenómeno estructural que surge de la dificultad para propagar el progreso técnico en el conjunto de los sectores productivos, y socialmente se expresa como persistente desigualdad en la participación de los ciudadanos y grupos sociales en el proceso de desarrollo y en el disfrute de sus beneficios.    

Dentro de este estudio, se puede observar que no está condicionado que el sector con mayor marginación es el de mayor población desocupada, o bien donde se lleven a cabo la totalidad de los delitos como podría suponerse, sin embargo, en la evaluación espacial comparativa entre estos factores dentro de la mancha urbana de Cuauhtémoc, se denotan características atípicas a esta hipótesis, toda vez solamente en dos AGEB´s es donde se cumple este principio.

La conjugación de estas variables en el entorno delincuencial no presenta una tendencia común, es decir, que el hecho de que exista o no, marginación y/o desempleo en determinadas áreas de la ciudad, no establece la causalidad de ilícitos.

Lo anterior deja en evidencia que el fenómeno delictivo es complejo, y este no solamente atiende a las características propias e inherentes a cada una las conductas sino que los componentes del escenario de la violencia son bastos, por lo que ya no es suficiente entenderlo bajo preceptos limitativos y exclusivamente jurídicos, ya que los factores socioculturales, demográficos, urbanísticos o económicos, son condicionantes que deben ser permanentes desde la prevención, contención y reacción del delito.

Por lo expuesto, se deben realizar estudios graduales, los cuales contengan un panorama amplio de lo que sucede en el entorno, con el objetivo de dar un valor agregado al fenómeno, y lograr determinar el comportamiento del delito, para posteriormente,  pugnar para que la autoridad trabaje de acuerdo a la evidencia que se tenga, para que sus acciones tengan sustento y focalización en aras de mejorar las condiciones de vida y seguridad de los habitantes.

 

Yazmin Salazar Orozco

Carolina López Ayala

Edgar Alí González Reyes

FICOSEC Cuauhtémoc

@FICOSEC @ObsNalCiudadano

 

[1] Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

[2] Sistema para la Consulta de Información Censal 2010

[3] Consejo Nacional de Población, CONAPO 1998,17

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.
 

COMENTARIOS