El antiguo bautisterio de Letonia

Que los discípulos de Cristo estén llamados a ser pueblo de la compasión es un recordatorio que el Papa Francisco no se ha cansado de señalar
OTRAS
22/01/2016
00:00
-A +A
Soy ciudadano mexicano, discípulo de Jesucristo, sacerdote católico de la Arquidiócesis de México.
OTRAS

El bautisterio que actualmente se encuentra en el centro de la Catedral luterana de Riga, en Letonia, se ha convertido en el emblema simbólico de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos de este año. Así lo recoge el texto oficial de las oraciones propuesta por los encargados:

“La fuente bautismal más antigua que se encuentra en Letonia resale al tiempo de san Mainardo, el gran misionero evangelizador de esta nación. Originalmente se ubicaba en la catedral de Ikskile, hoy se encuentra en la Catedral luterana de Riga, la capital del país. La posición de la fuente bautismal, cercana al adornado púlpito de la catedral, expresa claramente tanto la relación entre el Bautismo y el anuncio como la vocación, común a todos los bautizados, de ‘anunciar las obras maravillosas’ del Señor. Este llamado constituye el tema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos de 2016. Inspirado en el pasaje de la Primera Carta de Pedro, los miembros de las diversas iglesias cristianas letonas han preparado los textos para la semana”.

En su catequesis de esta semana, el Papa Francisco ha tocado también el tema, señalando que “esa fuente es signo elocuente del origen de la fe reconocida por todos los cristianos de Letonia, católicos, luteranos y ortodoxos. Tal origen es nuestro Bautismo común” (Catequesis del 20.01.2006)

Letonia ha conocido una historia difícil, no sólo por haber quedado sujeta a los totalitarismos del siglo XX, sino también por haber sufrido dramáticamente las guerras de religión. Heridas dolorosas del pasado de las que siempre se puede aprender, tanto para detectar las acciones inadmisibles en un creyente como para apreciar los valores genuinos contenidos en las prácticas de fe. Sin ignorar lo que las separa, las confesiones cristianas pueden encontrarse en un momento para subrayar lo que las une, y en ello, con toda razón, destaca el sacramento del Bautismo, cuya validez reconocen todos. La aspiración a la unidad no consiste en un simple irenismo tolerante, sino en el esfuerzo sincero de buscar la integridad de los elementos de la fe con los que el Señor quiso dotar a su Iglesia. Entre esos elementos ocupa un lugar fundamental, sin duda, el anuncio gozoso que brota del reconocer las maravillas que Dios no deja de operar entre nosotros.

La cita bíblica que ilumina la Semana se vuelve particularmente significativa en el contexto del Año de la Misericordia. En efecto, en ella el pueblo constituido por Dios es ante todo del que antes no se tuvo compasión, y ahora es compadecido (cf. 1P 2,10). Que los discípulos de Cristo estén llamados a ser pueblo de la compasión es un recordatorio que el Papa Francisco no se ha cansado de señalar.

La oración común no puede equivaler a una oración indiferente. La unidad no se puede separar de la verdad, y es posible encontrar caminos para estrechar su relación. El mismo texto de la Semana lo propone en tres vertientes:

Sanando las heridas: las guerras, los conflictos y los abusos han herido la vida del pueblo letón, y de muchos otros países, a nivel emotivo y relacional. La gracia de Dios nos ayuda a pedir perdón por los obstáculos que impiden la reconciliación y la curación, a recibir misericordia y a crecer en santidad. Buscando la verdad y la unidad: la conciencia de nuestra común identidad en Cristo nos llama a comprometernos para responder a las cuestiones que aún dividen a los cristianos. Estamos llamados, como los discípulos en el camino de Emaús, a compartir nuestras experiencias y a descubrir así que, en nuestro peregrinaje común, Jesús está en medio de nosotros. Comprometiéndose activamente en promover la dignidad humana: los cristianos, que han sido conducidos ‘de las tinieblas’ a la ‘luz maravillosa’ del Reino, reconocen la extraordinaria dignidad de cada vida humana. A través de proyectos comunes de servicio social y caritativo, somos enviados a llegar a los pobres, los necesitados, las personas afectadas por dependencias y los marginados”.

Puede faltar mucho camino por andar, pero eso no excluye que debamos emprenderlo con entusiasmo y esperanza.

Comentarios

ENTRADAS ANTERIORES

15 de September de 2017 12:00
08 de September de 2017 12:00
01 de September de 2017 12:00
25 de August de 2017 12:00

MÁS EN BLOGS

NOTICIAS DEL DÍA

Publicidad

Octavo día
Al despertar, una luz nueva colorea la vida.

You are here