En defensa del orden liberal

Roberto Velasco Álvarez

Las instituciones internacionales que han sido los pilares del orden liberal desde el fin de la Segunda Guerra Mundial enfrentan hoy retos nuevos desde diversas latitudes.

Estados Unidos y sus aliados impulsaron desde los primeros años de la posguerra un sistema basado en la defensa de la democracia representativa y el libre flujo del comercio. Los acuerdos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el ecosistema creado a su alrededor, así como la Organización Mundial del Comercio (OMC), han sido fundamentales para sostener este orden liberal internacional.

En un contexto en el que dicho orden enfrenta muestras de desconfianza, México refrenda con su política exterior su compromiso con el multilateralismo y la cooperación internacionales, así como en el comercio global basado en reglas.

Bajo esa gran visión, México se ha enfocado en encontrar soluciones regionales a problemas comunes, como ocurre en el caso de la migración centroamericana hacia el norte. En sus recientes negociaciones con Estados Unidos, México privilegió la solución pacífica de las controversias. Frente a la pretendida imposición, ponderamos la negociación. Ante el riesgo de vulnerar los derechos humanos de los migrantes, México promovió políticas de desarrollo a mediano y largo plazos, al tiempo que trabaja en el presente en el ordenamiento de flujos seguros, legales y ordenados.

El Plan de Desarrollo Integral (PDI) para los países del Norte de Centroamérica, impulsado por México, es consecuente con el compromiso que adquirimos al promover y firmar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular. Hoy trabajamos de la mano con la ONU, OEA, Unión Europea y gobiernos de países como Alemania, Chile y España para la implementación del PDI.

En temas de comercio, sabemos que no hay mejor incentivo para la prosperidad económica que la certeza de intercambios arbitrados por organizaciones internacionales. Por ello, México defiende y promueve las reglas para el comercio acordadas a nivel internacional. Somos miembro de la OMC desde 1995, y lo fuimos de su antecesor, el GATT, desde 1986. En total, nuestro país ha participado en 144 casos desde entonces.

Esta certeza ha permitido la construcción de los primeros puentes entre naciones. Es a través del liberalismo que se han fortalecido las relaciones a nivel internacional. Algunos países continúan en esta ruta. Muestra de ello es la negociación del Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico. Los consensos, asentados en tratados o en actas constitutivas de organizaciones internacionales de arbitraje, son pilar del entorno internacional. Es en los acuerdos, y no en el mercantilismo, en donde está el futuro del crecimiento mundial.

Nuestro país lo ha visto de primera mano: junto con Estados Unidos y Canadá, hemos comprobado las ventajas del libre comercio. El TLCAN convirtió a Norteamérica en una región sumamente competitiva y atractiva a nivel internacional. Los beneficios de ese tratado en materia macroeconómica son indiscutibles, así como el acercamiento que representó para los tres países.

No cabe duda de que aún hay espacio para mejorar las condiciones sociales, junto con las económicas. El T-MEC, con los capítulos enfocados en derechos laborales, fue negociado con una visión que, además de proteger y promover el libre comercio, pone al centro las necesidades sociales de las personas en los tres países. Al mismo tiempo, protege a la soberanía de México en el sector energético. Es posible un modelo económico que permita el libre intercambio y que, al mismo tiempo, sea sostenible e igualitario.

En el actual contexto internacional, México refrenda su compromiso con el liberalismo amplio, como lo entendió Benito Juárez: libertad individual, justicia, igualdad y bien común. En un mundo polarizado, quizás el mejor símbolo de la actual política exterior mexicana es la bandera del arcoíris colocada en la Cancillería para conmemorar el día internacional contra la homofobia. Desde un convencimiento pleno de la importancia de la arquitectura institucional global, México defiende las libertades individuales y promueve la aplicación de reglas con igualdad para todos.

Titular de Comunicación Social de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Guardando favorito...

Comentarios