Arremeten contra corrupción durante celebración de la Virgen

Rector de la Basílica de Guadalupe dice que esta práctica es el origen de todos los males del país
Fotografía de Germán Espinosa EL UNIVERSAL
12/12/2016
00:54
Astrid Rivera
-A +A

La corrupción es el origen de todas las inmundicias en las que está sumido México, al manifestarse en todos los niveles de la sociedad, por lo que todos debemos luchar para erradicar este problema a fin de lograr la reconstrucción de nuestra patria, afirmó, Enrique Glennie Graue, rector de la Basílica de Guadalupe.

Al pronunciar su homilía por el 485 aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, Glennie Graue expresó que la corrupción genera "muchos de los males que hoy estamos padeciendo" como abusos y prepotencia en todos los órdenes de la sociedad, desigualdades sociales, violencia, impunidad, decadencia de los valores, pobreza y adicciones.

"Nuestra patria se encuentra sumida en un basurero de inmundicias que nos afectan a todos y nos empobrecen en nuestros valores y en nuestras esperanzas: violencia, injusticias, desigualdades, impunidad,  miseria, muerte, etc., pero la  peor de todas, y el origen de todas, me parece que es la corrupción", indicó.

Destacó que la corrupción está presente en todos los niveles de la sociedad, desde el político, económico, policial, social, religioso, ambiental "y ahora se hace acompañar de un cinismo y una desvergüenza incalificables. Corromper significa decadencia y la ruina, entre otras cosas, de las conciencias, de los valores, de la justicia".

El rector de la Basílica de Guadalupe pidió a los fieles reconocer que todos tenemos culpa en el incremento de los niveles de corrupción "desde los pequeños sobornos, mordidas, hasta mega proyectos que  llenan los bolsillos de unos cuantos". Ante esta situación, pidió luchar "con tenacidad y valentía" para erradicar la corrupción empezando por rehusar toda participación en actividades que  "no sean lícitas y transparentes".

Recordó que hace 485 años Santa María de Guadalupe pidió que le construyeran una "casita sagrada", donde la veneraran, por lo que el proyecto de reconstrucción de México es como construir una casa nueva, "donde cada habitación tenga una novedad; una política menos manipuladora y más al servicio del bien común; una economía más equitativa y solidaria; unos esquemas sociales que brinden mayor seguridad a todos; una Iglesia que sea cada día mejor expresión de la misericordia de nuestro Padre Dios".

Glennie Graue insistió que esta "nueva casa" requiere de sólidos cimientos, el ético, donde reposen la honradez y moralidad; el cultural, que contenga la cultura de la vida, los derechos humanos y el respeto a la diversidad". Pidió a los feligreses tomar conciencia de la responsabilidad que tiene la sociedad en los momentos de cambio y reconstrucción de nuestro país.

"Hacer de nuestro México un país más digno, más habitable, más justo y más hermoso. Ya lo expresaba con toda razón el nuncio Franco Coppola, recientemente llegado a nuestro país: “No tengan miedo, ustedes tienen a la Virgen de Guadalupe”. Que ella nos bendiga y nos tome entre sus brazos a todos y cada uno de nosotros, a nuestras familias y a toda nuestra sociedad", expresó.

 

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS