15 | MAR | 2019
Los militares recorren las calles para garantizar que la población celebre con tranquilidad estas fiestas decembrinas. En la lista de los 50 municipios más peligrosos del país se encuentran ocho ayuntamientos del Estado de México. (LUIS CORTÉS)

Militares pasan Año Nuevo en servicio

02/01/2017
03:20
Texto: JAVIER GARDUÑO Enviado
-A +A
Los integrantes de la Fuerza de Reacción Inmediata Mixta pasan las fiestas decembrinas recorriendo las calles de los municipios más peligrosos del Estado de México

Video

Militares pasan Año Nuevo en servicio

Los integrantes de la Fuerza de Reacción Inmediata Mixta pasan las fiestas decembrinas recorriendo las calles de los municipios más peligrosos del Estado de México

 

Uno de cada seis municipios incluidos en la lista de los 50 más violentos, a nivel nacional, está en el Estado de México, y Tecámac es uno de ellos.

EL UNIVERSAL acompañó la noche vieja a los soldados que fueron asignados al grupo de Fuerza de Reacción Inmediata Mixta (FRIM) en este municipio, donde recorrieron algunas de las colonias más conflictivas, donde el principal problema son los homicidios dolosos, todo tipo de robos, principalmente de vehículos, en transporte público y a transeúnte.

La noche del 31 de diciembre los elementos del Ejército asignados al FRIM tuvieron una cena especial antes de regresar a trabajar. Uno a uno pasó a la barra del comedor para servirse pierna de cerdo en adobo, sopa fría con crema, jamón y salchicha, y ponche caliente de frutas.

“El objetivo de las FRIM es reducir el índice delictivo en Tecámac, al igual que en otros 49 municipios, son 50 municipios que están considerados de atención prioritaria y la intención de esta Fuerza de Reacción es coadyuvar con las autoridades civiles a reducir el índice delictivo del municipio”, explicó el Teniente Coronel de Artillería, Francisco Pérez Olvera, coordinador de las FRIM de la 37 Zona Militar.

Mientras las redes sociales se saturaban de mensajes y llamadas, los soldados, policías federales, estatales y municipales recorrían las calles de la colonia Los Héroes.

El aire nocturno estaba contaminado por el olor a pólvora de los fuegos artificiales que la gente quemaba en la calle. Hacían bulla frente a sus casas, algunos niños jugaban en las banquetas, tres hombres en camiseta discutían, al parecer ebrios. La bachata retumbaba en las bocinas a todo volumen.

Los cohetes tronaban como balas y los perros no dejaban de ladrar asustados cuando los soldados bajaron de las camionetas, doble cabina, 4x4, para colocar un puesto de control en Boulevard Ojo de Agua.

“La importancia de este operativo es brindar seguridad a la población por medio de patrullajes y puestos de control, a fin de brindar mayor seguridad en estas fechas. Las FRIM están compuestas por personal del Ejército, con personal de la Policía Federal, Policía Estatal y municipal, así como un agente del Ministerio Público federal, del fuero común, y un agente ministerial.

“La gente quisiera que el personal militar permaneciera en las colonias o las calles de manera permanente, todo el día si fuera posible, y aunque de hecho lo hacemos tenemos que dosificar los recorridos por diferentes colonias, dando atención a aquellas que se consideran igual, de mayor índice delictivo. De hecho la gente nos felicita, nos saluda, creo que les da gusto ver al personal militar cerca de su casa, en su calle o en su colonia”, asegura Pérez Olvera.

En el puesto de control los policías estatales y municipales hicieron un filtro con trafi-tambos para encuestar a automovilistas, revisar documentación de motocicletas y revisar a quienes parecían sospechosos.

“Quien va a la cabeza de FRIM es Sedena, no les decimos (a las demás corporaciones) a dónde vamos ni de qué se trata. Nos siguen. A veces ellos traen una orden de aprehensión o de cateo y los acompañamos para asegurar el área, de la mesa de inteligencia nos pasan información y actuamos conforme a derecho. Cuando la gente se nos acerca para pedir ayuda la acompañamos y buscamos detener en flagrancia al delincuente, incluso en secuestros, actuamos de inmediato.

“Cuando estaba en Coahuila a los municipales les quitamos los celulares para evitar fuga de información, decían que iba en contra de sus derechos humanos, pero ellos no iban a chatear, iban a trabajar, y el celular es un distractor”, relató el Teniente Coronel, Jorge Romero, subjefe del Estado Mayor de la 37 Zona Militar.

Al regresar al centro de operaciones, los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) hicieron dos filas en el patio para escuchar una orden inesperada.

Casi es media noche y la mayoría de las personas se encuentran reunidas en casa con sus madres, padres, hermanos, abuelos, hijos o amigos para cenar, brindar e intercambiar abrazos y buenos deseos con la llegada del Año Nuevo.

Un soldado regresó de la oficina con una caja de cartón entre las manos llena de teléfonos.

lc311216024_39200162.jpg

“Descansen, pueden tomar sus celulares, tienen media hora para llamar a sus familias o ver sus mensajes de whats app, les deseo feliz año nuevo y que tengan mucho éxito. A las 23:30 horas tenemos que estar listos para salir a otro recorrido”, fue el mensaje del Teniente, Roberto Rico Jiménez, del 107 Batallón de Infantería.

“Pueden darse un abrazo, que vean que también somos humanos y tenemos sentimientos, pero sin beso en la boca, nomás en el cachete”, la broma de un elemento provocó la risa de todos.

Cuando los soldados intercambiaban abrazos se escuchaba el choque del acero de los fusiles que llevaban colgados del cuello, se daban palmadas en la espalda, se felicitaban, uno le dijo “camarada” a su amigo, abrieron los gif en sus teléfonos, videos y postales electrónicas, por unos instantes desaparecieron los rostros duros y serios que vemos cuando están trabajando.

“La última vez que la vi (a mi novia) fue hace un mes, antes de venir a Tecámac, probablemente la vea dentro de tres meses porque tenemos programada una actividad”, hizo cuentas el cabo Castro. “Sí la extraño, pero este es mi trabajo y como todos los que estamos aquí, este es nuestro pan de cada día, de aquí come nuestra familia, no hay más”.

--¿Mi amor? Hola… Del otro lado se escuchó la voz de una mujer joven, sorprendida porque no esperaba que su novio le llamara, sabía que esa noche de Año Nuevo él iba a trabajar en los operativos de seguridad en las colonias más conflictivas.

--Yo estoy bien amor, ¿cómo estás tú?... ¿Estás cocinando? ¿Qué cocinas?... ¡Costillitas, ufff qué rico!, ¿eso van a cenar?... está bien mi amor, te llamaba para desearte feliz año y que tengas éxito en este año, los dos, vamos a echarle ganas los dos, no nos desanimemos, un año más de vida… vamos a echarle ganas los dos… ¿mandé?... sí, así es... sí mi amor… está bien. Te dejo seguir cocinando, espero salga bien esa carnita… buenas noches, feliz año… también te amo, bye.

El cabo Castro cortó la llamada, estaba conmovido, es de Guerrero y su novia de Tultitlán, estado de México. Llevan un año y asegura que su relación es buena, a pesar de las largas temporadas que no se ven.

“Dentro de lo que cabe yo veo que llevamos una relación buena, sí como para comprometerme, yo pienso que sí es una buena relación y buena persona”, reflexiona.

Desde septiembre, en el Edomex fueron instalados ocho FRIM en Tlalnepantla, Naucalpan, Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, Valle de Chalco, Tultitlán y Tecámac, donde hay más inseguridad. Para estas operaciones fueron asignados 562 elementos y 78 vehículos.

Las FRIM son adicionales a las 40 Bases de Operaciones Mixta (BOM) que antes fueron instaladas en la entidad para inhibir a la delincuencia, pero que no fueron suficientes.

“Estos trabajos que hacemos, los integrantes del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, son para la seguridad de los ciudadanos, es un trabajo conjunto entre los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal, lo realizamos con diversas actividades en beneficio de los mexiquenses para que se sientan seguros al dejar sus hogares y al transitar por las calles, lo que queremos que la gente aprecie y disfrute esta temporada de fin de año, que tengan la seguridad de que estamos trabajando para su bienestar.

“Nos sentimos orgullosos, nos sentimos dignos porque hacemos un trabajo en beneficio de la población y es una de las obligaciones que tenemos como institución y le deseamos feliz año a todos los lectores”, expresó Romero, el vocero de la 37 Zona Militar, antes de regresan a trabajar.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios