Suscríbete

“Hoy vivimos en el mundo una crisis sistémica”

Pese a los problemas por los que atraviesa México, observa un país mayor de edad

Julio Ligorria Carballido, Ex embajador de Guatemala en Washington (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)
Nación 27/10/2016 02:05 Diana Lastiri Actualizada 02:05

[email protected]

La experiencia como asesor para el manejo de crisis a nivel global ha permitido al ex embajador de Guatemala en Washington, Julio Ligorria Carballido, analizar los principales factores que llevan a una nación o a una persona a caer en crisis.

Ha trabajado durante casi 35 años en el tema de manejo de crisis con gobiernos, multinacionales y personas, y buscó dejar un aporte práctico de toda esa labor mediante la publicación de su último libro “Crisis, la administración de lo inesperado”, en el que narra su experiencia a lo largo de este camino y cómo fue surgiendo un método definido de estudio y análisis mediante la analogía de casos emblemáticos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Ligorria Carballido analizó la situación de América Latina y, en particular, las crisis por las que atraviesa México que, a pesar de ellas, lo observa como un país mayor de edad, que no tiene qué copiarle nada a nadie, con instituciones fuertes y una gran tradición.

¿Qué clase de persona puede leer su libro señor Ligorria?

—Cualquiera se puede ver beneficiado con este libro, las crisis forman parte de la vida de todas las personas. Puede ser una crisis familiar, personal, institucional, una crisis de nación y, si lo vemos en perspectiva, hoy vivimos en el mundo una crisis sistémica que tiene su explicación, desde mi opinión, en que nuestra sociedad industrial clásica está transitando a la sociedad de la información y del conocimiento.

Estamos viviendo un momento tan importante como el que se vivió cuando pasamos de la Edad Media al Renacimiento o cuando pasamos de la sociedad artesanal rural a la sociedad industrial. Eso estamos viviéndolo hoy, en primera persona, todos.

Esto está generando una crisis porque hay transformación, porque hay ruptura de un proceso que en teoría era normal, pero que se ven nuevos elementos en ese devenir.

¿Cómo influyen las redes sociales en esta nueva sociedad?

—Hoy podemos decir que las crisis y desde la perspectiva de quienes manejan el poder político o económico o de otra naturaleza en el mundo, se sigue teniendo más credibilidad y confianza, por ejemplo, en los medios escritos o en la radio o la televisión, porque tienes personas que firman y se hacen responsables de lo que están diciendo e informando y en redes sociales, que sin duda son un avance importante, juega también un poco en contra de todos el tema del anonimato.

¿Qué pasa en América Latina?

—Sucede algo muy particular. Creo que en algunos países se está llegando a una maduración de nuestro sistema democrático representativo y en otros se están viviendo momentos muy críticos de ruptura, donde los pueblos van a tener que elegir entre la propuesta democrática y la propuesta de libertad, o la propuesta de la dictadura y de tiranía.

Es indudable que es una transición en beneficio de mejorar la gestión pública y una gestión pública más transparente tendrá que ser más efectiva, que llegue directamente a los ámbitos más vulnerables de las sociedades.

Cuando tienes crisis nacionales tienes que ver si de verdad le estás dando respuesta a las preguntas eternas.

¿Cómo solucionar esa falta de respuesta señor Ligorria Carballido?

—El gobernante efectivo es aquel que tiene el mérito de haber tomado en cuenta la opinión de sus equipos, pero que también se atrevieron a romper de manera natural los círculos que los rodean y han salido por la ventana a respirar aires distintos y a saber si la percepción que le estaban transmitiendo era la correcta o no.

¿Qué puede hacer México para manejar sus crisis?

—Lo digo con todo respeto y con un enorme aprecio por México, es un país con mayoría de edad, no tiene que copiarle nada a nadie.

Conocer las experiencias exitosas es bueno porque enriquece, pero México como país tiene mayoría de edad, instituciones fuertes, tradición y formación política.

México no es un país único con problemas de violencia, en todos lados está este problema. Hay problemas de violencia por el narcotráfico, por falta de atención social, económica.

La violencia es un fenómeno global y sistémico, no es exclusivo nada más de México.

Sobre la corrupción, también global y sistémica, se ha iniciado en 2015 y 2016 un esfuerzo mundial contra ella y poco a poco se dará el cambio cultural para enfrentarla efectivamente.

Hoy, gracias a las redes sociales, ya no hay secretos y eso nos lleva a ser más transparentes y eso nos lleva a tener una mejor gestión.

Yo siempre que vengo a este país me sorprendo, México no sólo tiene la mayoría de edad, se nota su grandeza, se nota su evolución, pero también se nota su miseria, su pobreza, el abandono en ciertos segmentos de la sociedad y eso es lo que hay que corregir, porque el clamor popular en este país es el mismo que hay en Brasil, en Venezuela.

México tiene la oportunidad de que al ser un país líder global, se pueda convertir en un ejemplo para todos nosotros.

Temas Relacionados
Julio Ligorria Carballido

Comentarios