Suscríbete

Sentenciados purgan su condena con trabajo social

Laborarán en instalaciones de otras dependencias como parte de sus sanciones; faltan condiciones mínimas se seguridad para internos: derechos humanos

Con machetes, guadañas, desbrozadoras, escobas, rastrillos y palas, brigadas de sentenciados en libertad realizaron las labores de poda, barrido de áreas verdes en zonas aledañas a los reclusorios de la Ciudad de México (ESPECIAL)
Metrópoli 12/02/2016 00:09 David Fuentes Actualizada 14:00

[email protected]

Ayer, 250 sentenciados en libertad comenzaron a realizar trabajos de mantenimiento y limpieza en los exteriores de los Centros Penitenciarios de la Ciudad de México, como parte de sus requisitos para concluir con las sanciones que determinaron los jueces.

El Subsecretario del Sistema Penitenciario local, Hazael Ruíz Ortega, mencionó que además, los sentenciados realizarán jornadas de trabajo en las instalaciones de otras dependencias como la Secretaría de Gobierno, Instituto de Asistencia e Integración Social, en la sede de la delegación Iztapalapa, Hospitales, Panteones, el Bosque de Chapultepec y con la Brigada Especial de Mejoramiento Urbano.

El funcionario detalló que se está en pláticas para iniciar actividades en el Parque Ecológico de Xochimilco para llevar a los sentenciados en libertad a efectuar trabajo comunitario también en ese centro recreativo.

Durante febrero se concluirá con los trabajos de mantenimiento y limpieza que realizan ex internos del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México en los perímetros exteriores de los Centros de Reclusión.

Estas actividades iniciaron en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte y en el Centro de Ejecución de Sanciones Varonil Oriente donde los beneficiados realizan trabajos de poda, barrido de áreas verdes, tala de árboles y deshierbe en zonas aledañas a los reclusorios.

Durante estas jornadas de trabajo a favor de la comunidad participaron brigadas integradas de siete a 10 beneficiados, provistos de las herramientas necesarias como son: machetes, guadañas, desbrozadoras, escobas, rastrillos y palas; con lo que contribuyen a mejorar la imagen de los penales, detalló Ruíz Ortega

Cada mes, la Dirección Ejecutiva de Control y Seguimiento de Sentenciados en Libertad supervisa entre cinco mil y 10 mil jornadas de trabajo a favor de la comunidad, mismas que desarrollan los beneficiados en sustitución de alguna multa o como sustitutivo penal.

Por otra parte, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México manifestó su preocupación por la situación de violencia que prevalece en diversos centros de reclusión del país, condiciones que —advirtió— ponen en riesgo no solamente a las y los internos, sino al personal de las instituciones de seguridad.

El organismo recordó que el Estado mexicano ha sido observado en varias ocasiones por diversos organismos públicos locales, nacionales e inclusive del ámbito internacional de derechos humanos, que han señalado que no existen las condiciones mínimas para garantizar el orden y seguridad de las personas privadas de libertad, así como de las personas que laboran al interior las propias instituciones.

En este contexto, el sistema carcelario de la Ciudad de México tiene asignaturas pendientes, toda vez que se mantienen niveles preocupantes de sobrepoblación y esquemas de violencia, tal y como se plasmó en la Recomendación 18/2015 que documentó la muerte violenta de 46 personas, por hechos ocurridos durante varios años.

En las últimas semanas, esta Comisión recibió una queja y abrió una investigación por la muerte de un interno en el módulo de seguridad Diamante, en el Centro Varonil de Readaptación Social; además inició investigación de oficio por la muerte de un interno en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

Este Organismo Público Autónomo refrenda la necesidad de fortalecer los sistemas de seguridad en cada centro de reclusión de la ciudad y del país, erradicando prácticas que vulneren derechos humanos y propicien escenarios de riesgo y violencia hacia las personas; así como fortalecer las acciones para recuperar el verdadero sentido de la reinserción social.

Comentarios