“Ahora viene el debate político del presupuesto”

Metrópoli 03/12/2015 01:05 JOHANA ROBLES Actualizada 09:29
Guardando favorito...

El encargado de las arcas capitalinas adelanta que el ahorro es una prioridad para 2016

[email protected]

El proyecto de presupuesto que diseñó Gobierno del Distrito Federal (GDF) para 2016 cubre las necesidades esenciales de la capital sin que suban impuestos ni haya sobreendeudamiento local. El secretario de Finanzas, Édgar Amador, confía en que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) apruebe un presupuesto equilibrado y responsable.

“Hubo una buena negociación a nivel federal y se lograron 10 mil 800 millones de pesos para proyectos.

Unas horas después de haber entregado el paquete económico a la ALDF, el funcionario reconoce que vendrá una discusión intensa no sólo porque “es lo de cada año”, sino por la nueva composición política.

“La parte técnica se acabó ayer y en los próximo días viene la parte política y tenemos que atenderla”, dijo con relación a Morena.

El secretario de Finanzas dice que el paquete de 2016 es austero aunque haya crecido más de 8 mil millones de pesos con respecto al año anterior. Subió de 169 mil 222 millones 623 mil 302 pesos a 177 mil 834 millones 439 mil 127 pesos para el próximo año.

“La austeridad no significa recortar, la austeridad significa ahorrar ¿para qué? para invertir”, y destaca los más de 39 mil millones de pesos de inversión como son las ampliaciones de la red del Metro y Metrobús.

Los ahorros de las áreas centrales rebasaron los mil 300 millones de pesos trazados por el jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, pues alcanzaron los mil 450 millones de pesos.

Esta austeridad, expone Amador, se refleja en la inversión y en el incremento en el presupuesto de las delegaciones que asegura sube 6.7% nominal “por encima del crecimiento del presupuesto general que es de 5.1%”.

¿Ve viable destinar 20% del presupuesto total a las delegaciones [hoy es de 17.6]?, se le pregunta.“Sin aumentar impuestos y sin deuda, no lo veo”, responde. Amador sostiene que no hay aumento de impuestos sino ajustes de 3.04% en cuotas y tarifas como ocurre cada año por actualización.

Reitera que ante las condiciones económicas globales, se trata de un proyecto de presupuesto responsable que espera salga en la ALDF. Destaca los 10 mil 800 millones de pesos de partidas presupuestales que se logró aprobar por la Cámara de Diputados.

¿Cómo le fue al DF con los recursos federales?

—Favorable para capitalinos, dada las circunstancias de un presupuesto federal que traía muchas provisiones ausentes, por ejemplo, Fondo de Capitalidad venía en 2 mil 500 millones, al final por el jefe de gobierno del DF y otros actores políticos, logramos 4 mil millones de pesos. Varios rubros que estaban ausentes lograron recomponerse dentro de las partidas programables.

¿Se mantienen ingresos locales, con 51% de la fuente principal?

—No estamos aumentando los impuestos, no estamos creando impuestos nuevos, estamos pidiendo 500 millones de pesos menos de deuda pública. El esfuerzo por la parte local va a ser muy importante. Vamos a depender mucho de la recaudación de las fuentes locales, del impuesto sobre la nómina, que recibimos alrededor de entre 15 mil millones y 18 mil millones de pesos, dependiendo del esfuerzo. El impuesto predial. Tenemos que hacer nuestra tarea.

¿Es un presupuesto austero? ¿Dónde están los mil 300 millones que iban en el plan de austeridad?

—La austeridad no significa recortar, la austeridad significa ahorrar ¿para qué? Para invertir. ¿Qué estamos haciendo nosotros? Los rubros importantes que se encuentran en gastos operativos, materiales y suministros caen bastante; servicios generales crece un 0.7% porque tenemos que meter dentro de la nómina del DF el pago de nuestro impuesto sobre la nómina. Estamos conteniendo el gasto operativo de la ciudad y todos estos ahorros estamos dedicando a tres temas. Primero es a la inversión que está creciendo 7%, bastante más fuerte que el presupuesto de 5% del general ¿Cómo se financia la inversión en la ciudad? Con deuda, estamos pidiendo 500 millones de pesos menos, entonces, ¿De dónde sacamos esto? De nuestros ahorros.

¿Otros rubros?

—Dos. Presupuesto para las delegaciones están creciendo 6.7%, es un incremento importante dado que el presupuesto general crece 5.1% y poder comunicar el mejoramiento de la situación laboral de los trabajadores de la ciudad. Teníamos hace 10 meses una legión de trabajadores eventuales y honorarios que no recibían seguridad social y no recibían prestaciones de ley y estaban en una situación de simulación laboral. El jefe de gobierno tiene un agenda muy clara en lo laboral, el salario mínimo es la punta de lanza. Detrás de eso, de igual importancia está en poner el acento en la eliminación de la precariedad laboral […] capítulo mil crece un poco. Lo que hacemos es el efecto de la Nómina 8 que es convertir a los trabajadores por honorarios a la formalidad. Y de los ahorros de los capítulos 2000 y 3000 se invierte donde hace falta como reencarpetado.

Hablando con diputados dicen que las delegaciones crecen 2.7...

— [Real] crece más que el presupuesto. El diputado que tiene nexo territorial y para delegados el recurso nunca es suficiente. Por supuesto que el gobierno delegacional va a decir que no me alcanza, creo que es muy importante que los ciudadanos vean que el presupuesto delegacional está creciendo por encima del presupuesto general.

¿Cómo ve la negociación de presupuesto en la dividida Asamblea?

—La ciudad debe tener presupuesto, no hay forma de que no lo tengamos y vamos a invertirle el tiempo que sea necesario y habilidades que sean necesarias para que la ciudad tenga presupuesto en tiempo y forma. (Hemos estado) en comunicación constante con los liderazgos de la Cámara, el presidente de la Comisión de Presupuesto. Vemos condiciones favorables para una aprobación de presupuesto, va a ser una negociación, sí, pero de eso se trata. Entendemos muy bien que la parte técnica acabó ayer y en los próximos días la parte política, y tenemos que atenderla.

La segunda convicción, es que es un presupuesto que atienden en buena medida las necesidades esenciales de la capital del país, que hemos logrado una negociación federal favorable en materia de Fondo de Capitalidad, del FAIS, estamos convencidos de la conciencia que tienen los diputados locales de la dificultad del entorno económico federal. El consenso de un presupuesto equilibrado permea no nada más en la ALDF si no en toda la ciudad. Creo que el capitalino, los habitantes de esta ciudad quieren que sus finanzas públicas estén sanas. Saben que una ciudad que se sobreendeuda, que incurre en déficitl, una ciudad que tiene desbalances fiscales va a ser una ciudad o que le va a subir impuestos o no le va a poder bachear la calle.

Una de las principales críticas al paquete económico del GDF es que está sobreestimado, es decir, que presupuesta determinada cantidad, pero al finalizar el año, hay más ingresos para gastar. Al respecto, el secretario —con un tono relajado— dice “nos subestiman, no somos tan buenos” y ataja que no apostaría a esa estrategia.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios