Se encuentra usted aquí

Hacia un etiquetado frontal claro y veraz que contribuya a disminuir el sobrepeso y la obesidad en México

25/05/2019
03:29
-A +A

México se encuentra en una coyuntura muy especial en lo referente a la lucha contra el sobrepeso y la obesidad. No sólo tiene una de las más altas prevalencias en el mundo, sino también una altísima tasa entre niños, niñas y adolescentes.

El gobierno actual se ha mostrado interesado y comprometido a luchar por atender esta emergencia de salud pública y lo quiere hacer de manera integrada e involucrando las distintas instancias y sectores sociales. Sin embargo, no todos los esfuerzos se están realizando en un ambiente favorecedor. Hace un par de semanas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación votó una resolución de suma importancia en la que se posiciona a favor del actual etiquetado frontal en México, el cual no responde a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ni del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El actual etiquetado, establecido en forma obligatoria en México desde 2014, no fue diseñado con fines de protección de la salud pública. No permite ejercer adecuadamente el derecho a la información, pues no la muestra de forma sencilla y veraz para que todo consumidor, independientemente de su nivel educativo o formación, pueda tomar decisiones apropiadas. Un etiquetado frontal adecuado debe ser fácilmente entendible por adultos, niños, niñas y adolescentes. Esto es algo fundamental en México, donde los niños preescolares son el grupo poblacional que más consume productos ultraprocesados de acuerdo con la Encuesta de Salud y Nutrición 2012.

Las Agencias de las Naciones Unidas, además de múltiples instancias de formulación de política pública y diferentes grupos de investigación en salud y nutrición, han recomendado un etiquetado frontal simple que pueda ser comprendido por toda la población. Este nuevo etiquetado debería enfatizar el contenido de azucares añadidos, grasas, sodio y calorías, los cuales favorecen el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, como por ejemplo la diabetes. Además, se deben regular los diferentes elementos publicitarios del empaque que pueden influir en la elección de compra: usando personajes y líderes de opinión en campañas promocionales y ofertas.

Otro aspecto importante es que, para lograr que el etiquetado frontal simple funcione y sea efectivo, debe estar basado en la evidencia científica y no en los intereses de la industria de alimentos y bebidas, especialmente de aquellos que comercializan comida chatarra y productos ultra procesados. Adicional al etiquetado frontal claro y veraz, se recomienda implementar una campaña educativa continua para incidir en decisiones que sean más saludables para la población.

UNICEF, OPS y FAO están asesorando al gobierno para el desarrollo de un etiquetado adecuado basado en mejores prácticas y lecciones de otros países que ya han avanzado en este tema. Además, UNICEF está desarrollando en conjunto con el Gobierno Federal una agenda para abordar todas las formas de malnutrición, con un foco en sobrepeso y obesidad, brindando asistencia técnica para atacar de manera directa el entorno obesogénico (ambientes que fomentan la comida poco sana y el sedentarismo) y el marketing que está invadiendo los entornos digitales sin regulación.

Desde UNICEF, seguiremos apoyando el cambio hacia una mejor alimentación en el país. Reconocemos el compromiso del gobierno y confiamos en su fortaleza para liderar este cambio. Estos esfuerzos se verán limitados si no sobrepasamos los obstáculos en el camino, incluyendo aquellas fuerzas con intereses comerciales. En este esfuerzo, debe prevalecer el derecho a la información adecuada, así como a una buena salud y alimentación para cada niña, niño y adolescente en México.
 

Representante de UNICEF en México