Se encuentra usted aquí

Internet como caído del cielo

10/11/2017
10:53
-A +A

#LaVozDeLosExpertos

Ya han pasado cerca de dos meses desde que la resiliencia de la población de Puerto Rico fue puesta a prueba. El huracán María demostró el impacto a mediano y largo plazo que tienen estos devastadores fenómenos meteorológicos. El daño que viven los equipos de infraestructura como la energía son impresionantes, y recordemos que en la pirámide del Internet, su base sigue siendo la energía.

Al verse dañados puntos importantes de la red eléctrica de la isla protectorado de EE.UU. el poder que alimenta a las torres de transmisión de señal celular deja de transmitirse. Los operadores como AT&T tuvieron una labor importante para regresar la conectividad a sus clientes. Para ello colocaron camiones con antenas que se utilizan para unir puntos sin conexión. Es decir que para juntar los círculos de señal alrededor de una antena ponen eso en los rombos de vacío que quedan.

De acuerdo a este operador, el 70% de la población isleña ya está conectada. Pero ese 30% de población restante no tiene la cercanía a la conectividad, y no hay soluciones rápidas a nivel antenas, es ahí donde entran los globos de Alphabet, parte de Google X que operan bajo el nombre de “Project Loon”. Pensemos en una antena a la inversa, en vez de salir del piso hacia arriba, es del cielo hacia abajo.

Un globo atmosférico levanta la antena a más de 15 mil metros de altitud, despliega paneles solares para que el sol alimente de energía limpia las antenas que reciben la señal LTE. Las antenas del operador en tierra envían la señal hacia los globos y con eso, como si fueran un gran espejo en el cielo, reenvian a un área mucho mayor la señal. Esta solución es muy útil, ya que lleva Internet a espacios más grandes de los que puede cubrir una antena normal, pero no a velocidades para ver una serie en tu servicio de streaming favorito.

Para hacer los globos atmosféricos esta firma de innovación de Alphabet (antes Google Inc.) no contrató solo a ingenieros, también tienen gente de la industria del diseño, conocedores de las propiedades de las telas. La razón detrás de esto es que en realidad son dos globos, uno dentro de otro, con esto (y mucho poder de software - inteligencia artificial) pueden dirigir sus globos a las posiciones donde se requiere para transmitir la señal.

El sistema incluye un motor que mete aire y una válvula que puede liberarlo. Así pueden dirigir los globos a la zona que se requiere. Lo que hacen es subir o bajar el globo a la corriente de aire que acerque la antena al lugar que debe de recibir la señal. Al estar ahí, se conecta con el proveedor de Internet que vaya a ofrecer el servicio y así como una repetidora, recibe y regresa el LTE a un área en la superficie, en especial en aquellas zonas rurales donde se tendría que tirar más cable para llegar a una población más dispersa, lo que es un negocio menos rentable.

Es así que la tecnología desarrollada en los hangares de Google X, localizados en la pista de Moffett Field en California, permite a globos atmosféricos brindar acceso a Internet y también informar la situación en lugares que sufren tras una devastadora experiencia. Puerto Rico tenía una pista llamada “Chicken Little” desde donde Google X lanzaba sus primeros globos de prueba antes de María.

Si hoy tienes instalada la aplicación de Flightradar 24 puedes ver unos globos encima de la isla, dando vueltas, buscando ofrecer su servicio a quien lo necesita.

 

Comentarios