México y Alemania: una antigua relación que mira hacia el futuro

Hoy, la relación bilateral puede ser descrita como madura y comprometida, lo que prueban los regulares y numerosos encuentros de alto nivel entre ambos gobiernos
México y Alemania: una antigua relación que mira hacia el futuro
La canciller alemana, Angela Merkel en el Palacio Nacional en la Ciudad de México - Foto:Eduardo Verdugo/AP
08/03/2018
12:13
Gabriel Moyssen
Ciudad de México
-A +A

Read in English

México y Alemania, por encima de las aparentes diferencias culturales y de la distancia geográfica, son dos países con un antiguo vínculo forjado por su relevancia internacional—no exento de problemas y rompimientos—pero que apuestan claramente hacia el futuro.

Es necesario realizar un largo viaje en la historia para encontrar los orígenes de la relación bilateral, que se remonta a la era colonial de la Nueva España con la llegada de clérigos y técnicos alemanes.

Posteriormente, gracias al incansable esfuerzo del erudito, geógrafo, explorador y naturalista prusiano Alexander von Humboldt, quien en un célebre texto escribió “si sólo pudieras llamar paraíso a un lugar del mundo, ese tendría que ser México”, el interés alemán aumentó y después de la independencia (1821), pequeños comerciantes y artesanos se afincaron en el naciente Estado latinoamericano.

De acuerdo con la cancillería mexicana, el establecimiento de relaciones diplomáticas en 1879 promovió gradualmente acuerdos de comercio y navegación, así como lazos políticos y culturales.

En el siglo XX, uno de los episodios más interesantes en el contexto de la Primera Guerra Mundial es el Telegrama Zimmermann, una comunicación diplomática secreta emitida por la cancillería del Imperio Alemán que fue interceptada por la inteligencia británica en 1917 y que proponía una alianza entre Berlín y la Ciudad de México.
 
Al prepararse la reanudación de la campaña submarina sin restricciones contra los aliados, un acto que el gobierno del Kaiser consideraba que llevaría a la guerra eon el entonces neutral Estados Unidos, la propuesta resaltaba un “generoso apoyo financiero y la comprensión de nuestra parte de que México reconquistará su territorio perdido en Texas, Nuevo México y Arizona”.

No obstante, México permaneció neutral; el país se hallaba en plena guerra revolucionaria y una comisión formada por el presidente Venustiano Carranza pronto determinó que entrar en conflicto no estaría en el interés nacional.

Dos décadas más tarde, fue el presidente Manuel Ávila Camacho quien declaró la guerra a las potencias del Tercer Eje (1942) tras la pérdida de dos buques tanque, el Potrero del Llano y el Faja de Oro, torpedeados por submarinos germanos en el Golfo de México.

Año Dual

Hoy, la relación bilateral también puede ser descrita como madura y comprometida, lo que prueban los regulares y numerosos encuentros de alto nivel entre ambos gobiernos que cubren una amplia gama de temas, desde el comercio y la protección de los derechos humanos y del medio ambiente hasta la cooperación política, diplomática, científica, académica y artística.

El Año Dual México-Alemania/Alemania-México fue celebrado en 2016-2017, fortaleciendo los proyectos de turismo, inversión, educación e intercambio social.

En México operan cerca de 2,000 empresas con capital alemán que asciende a 30 mil millones de dólares y que generan más de 120 mil empleos directos. La República Federal de Alemania es el principal socio comercial de México en la Unión Europea, con un intercambio de 17,484 millones de dólares en 2015, y es el quinto a nivel mundial.

Por su lado, México es el mayor mercado para las exportaciones germanas en América Latina y es el único país de la región con el que tiene un acuerdo bilateral de libre comercio y un acuerdo recíproco de protección a inversiones.

Las firmas alemanas que trabajan en México se enfocan en los sectores farmacéutico, químico, eléctrico-electrónico, de transporte y de logística; debe mencionarse en especial a las industrias automotriz y de autopartes, que contribuyen desde los años 60 al rápido desarrollo de dichas áreas.

Esta misma semana, José Antonio Gali Fayad, gobernador de Puebla, reveló en Wolfsburg (estado federal de Baja Sajonia) que Volkswagen planea invertir 658 millones de dólares en su planta en Puebla, con objeto de modernizar sus instalaciones para la línea de producción del sedán Jetta A7.

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS