No soy una traidora, dice July Sheridan, candidata de Nueva Alianza a la gubernatura de Veracruz

La ex morenista declaró que salió de las filas del partido liderado por AMLO, debido a malos manejos y políticas anti-democráticas que existen en este
No soy una traidora: July Sheridan
Foto: Especial
19/03/2018
12:22
Veracruz
-A +A

La candidata de Nueva Alianza a la gubernatura de Veracruz, Miriam Judith González Sheridan, conocida como July Sheridan, rechaza que sea traidora y aclara que su decisión de dejar Morena fue por las prácticas antidemocráticas al interior de ese partido.

“Estuve muy equivocada en el partido en el que estuve”, afirma la diputada local que llegó al Congreso de la mano de Morena como externa, pero que decidió retirarse de ese instituto harta de las constantes imposiciones y prohibiciones.

La mujer que logró arrebatarle al PRI  en las urnas el distrito petrolero de Minatitlán, manifiesta que en Morena jamás la dejaron gestionar recursos para su distrito, le ordenaban a quién atacar y le quitaban la mitad de su salario supuestamente para universidades que no existen.

“Toqué muchas puertas en todo el distrito convenciendo a la gente que yo era diferente y que iba a hacer las cosas bien, pero después en Morena me dicen que no podía hacer esto ni lo otro y siempre fue un no, no, no”, describe.

July Sheridan, conocida en la región sur de Veracruz por contar con escuelas de gran prestigio de baile y danza, fue convencida de ser candidata a la diputación local por Morena como externa y consiguió la victoria, pero luego –afirma- fue un tormento.

“Siempre me ordenaron como votar y no podía gestionar nada porque no podía acercarme al gobernador o gobernación a nada y empecé a desesperarme porque no podía jalar recursos del gobierno y además nos quitaban la mitad del salario supuestamente para universidades que nunca se sabe donde se construyen”, se queja.

Los recursos del grupo legislativo, dice, los maneja el ahora candidato a la gubernatura de Morena, Cuitlahuac García, la legisladora federal Rocío Nahle y el dirigente estatal Manuel Huerta para campañas y para el subsidio del partido.

July, quien durante su juventud fue una deportistas connotada, recuerda que siempre querían que subiera a tribuna a agredir al mandatario estatal, Miguel Ángel Yunes Linares:  “Me gustaba confrontarme en las canchas, pero no insultar y agredir por consigna. Soy mujer de lucha pero no de guerra”, agrega.

Niega además que haya sido comprada por el panista Yunes Linares, sino que estaba harta de la forma en que se llevan a cabo las cosas en Morena. “Como crees, para nada”, ataja la legisladora.

Ahora con la camiseta de Nueva Alianza, revela que cuando estalló el escándalo  de la diputada Eva Cadena, la cual fue videograbada recibiendo dinero supuestamente para Andrés Manuel López Obrador, le ordenaron que la atacara y que incluso la diera de baja de su cuenta de facebook.

“Y les dije: perdón se han metido demasiado en mi trabajo como para que ahora en mi vida personal”.

Decidió buscar recursos para su distrito, sosteniendo encuentro con funcionarios del gobierno estatal y delegado federales, entre ellos la entonces Secretaria de Desarrollo Social, Anilú Ingram.

“Eso me valió gritos e insultos de Rocío Nahle, casi me golpea”, recuerda. No olvida cuando en una declaración de prensa, el líder estatal morenista la acusó de ser un excremento. La dirigencia estatal de Nueva Alianza la buscó y aunque ella creyó que era para ofrecerle una diputación federal, su sorpresa fue que la querían como candidata a la gubernatura.

De tal forma, asegura que Yunes Linares nada tuvo que ver  en su decisión de abandonar Morena y unirse a Nueva Alianza: No… nunca lo había visto ni hablado por teléfono, ni en persona más que cuando tomó protesta”. Ahora, agrega, tiene una relación cordial y de respeto con el mandatario.

“La gente que me ataca de esa forma es porque también están fanatizados con un partido equivocado… entré convencida que era un partido y gente diferente pero me empiezo a dar cuenta que es mentira, que todo lo que nos habían dicho era mentira”.

Hoy como candidata, trata de no confrontarse con sus adversarios, entre ellos el priista José Francisco Yunes Zorrila, quien –afirma- que es un hombre preparado y “no he escuchado cosas feas de él”; mientras que del panista Miguel Ángel Yunes Márquez sólo asegura que ha “hecho más o menos un trabajo”.

Del candidato de Morena, Cuitlahuac García dice que es una persona totalmente inmadura, carece tiene personalidad,  y se la pasa imitando a López Obrador. “No tiene discurso propio, es manipulable cien por ciento, eso sí es muy obediente (…) se queja del hijo de Yunes cuando él es un Genruchito (personaje que de los Polivoces caracterizdo con pañal, caireles rubios y un mameluco), porque el señor es un niñote, vive con sus papas, no tiene esposa, no está casado y le encanta andar con los chamaquitos”.

maf

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS